viernes, 31 de diciembre de 2010

Mis (des)propósitos


  1. Quererme más y mejor. Interiormente, malpensad@s,... Porque yo lo valgo, como el champú.
  2. Recuperar algunos objetivos escondidos en el fondo del baúl de los recuerdos y ponerlos presidiendo mi mente. Que este año me he dormido en los laureles de Plutón, como poco, y eso no puede serrrrrrrrrr. I deserve something better!
  3. Disfrutar de todo lo que pueda y quiera, siempre que pueda y quiera. Amén.
  4. Ser una amita de casa ejemplar. Porque mi piso lo necesita y, a veces, yo también. Aunque nunca se lo reconoceré a mi madre. Y si alguien se chiva, lo ma-to.
  5. Cuidar más a mis amig@s y tomar más cafeses/birras con ell@s. Más a menudo, quiero decir, no más cantidad. Que de eso ya voy a buen ritmo.
  6. No ofuscarme por cosas que no merecen la pena. Y si hace falta desahogarse y gritar pues me vuelvo (más) majara un momento, pego un par de golpes a un saco o 4 gritos al cojín y lista, como nueva.
  7. Pisar asiduamente el gym, aparte de pagar la cuota mensual como buena y sedentaria samaritana. Bueno, pisar y entrar a hacer alguna clase, claro. Que nos conocemos.
  8. No utilizar eufemismos y decir las cosas por su nombre. Con todas las letras. No quiero perder el tiempo ni que me lo hagan perder. Las cosas claras y el chocolate espeso. Coño.
  9. Dejar de fumar. Porque en breve me veo apedreada en cualquier plaza o exiliada y perseguida como una proscrita sin patria donde caerse muerta. Tengo miedo.
  10. Recordar lo inútiles que son estas listas y no hacer la del año que viene para no cumplirla, una vez más.

jueves, 30 de diciembre de 2010

El cantar de una nibelunga


Un día más amanece, lentamente, la ciudad;
el sol va dibujando claros y sombras en el sofá.
Una mañana más, sola, tranquila, serena;
sensaciones similares a una noche de luna llena.

Te hecho de menos. ¿Dónde estás?
A veces, todavía creo oírte en la escalera caminar.
Solamente quisiera abrazarte y hablar contigo.
¡No necesitaría más que molestarte un ratito!

Lo sé, no soy justa, me conoces, ya sabes:
siempre he volado alto, como las aves.
Pero reconozco que avanzar me cuesta,
teniendo tantas preguntas sin respuesta.

Te hecho de menos. ¿Nos volveremos a ver? No sé.
Pero, como los reyes Burgundios, no me rendiré;
aunque las huestes de Atila pretendan la conquista,
esta vez, te prometo ser, yo, mucho más lista.



Vencer sabes que no me voy a dejar,
ni de rodillas me voy a postrar,
ante nada ni nadie que mi libertad coarte.
¡Resistiré con mi honor como estandarte!

Te hecho de menos. ¿Y tú a mí?
Sé que no fui perfecta ni para ti;
pero es cierto que el tiempo todo lo cura,
y a mí me ha dado experiencia y cordura.

Es absurdo, pero siento que todavía me faltas,
y tengo días en los que me consume la rabia:
me siento como la última nibelunga en danza,
abandonada, desolada y con ansias de venganza.

Te hecho de menos y sé que solo estás en mi recuerdo.
¡No sé ni porqué te escribo este horrible verso!
Lo siento, pero no he podido evitarlo,
por una vez he tenido la necesidad de gritarlo:

¡papá, te hecho de menos!

lunes, 27 de diciembre de 2010

La comunidad

Desde hace unos días, vuelvo a ser presidenta de la escalera. Ya ves. Llevo 5 años en el piso y ya lo he sido 3 veces. Aquí hay tongo.

En este tiempo, plagado de celebraciones navideñas, entre comilona y comilona, fiesta y fiesta o siesta y siesta (a proporciones similares, o sea, todo en exceso), he ido meditando algunas ideas para ejercer mi nuevo cargo.

No tengo muy claro si ésta, mi tercera vez, me merecería una sesión de investidura protocolaria, pero creo que si pudiera hacer mi discurso de toma de posesión del honorable cargo, ante todos mis queridos vecinos, fantasearía con soltar algo parecido a lo siguiente:

Apreciados vecinos,

Me complace enormemente presentar mi candidatura para ser investida como la YoQuéSéava presidenta de La Comunidad, junto con el programa de gobierno que me acompaña y pedirles su confianza.

Si me permiten una breve referencia personal, les diré que durante el largo periplo, de casi 365 días que me ha llevado hasta aquí, en muchos momentos me he preguntado qué sentimientos impregnarían mi espíritu.

Y hoy puedo decir que el único sentimiento que me acompaña es el de agradecimiento.

Porque por fin voy a poder denunciar a la vecina morosa que nos debe más de 2000 euros y por culpa de la cuál casi estamos en números rojos. Pero que a todo el mundo le daba pena cuando nos venía haciendo pucheritos a las reuniones mientras tiene su piso alquilado y va cobrando dinerito contante y sonante cada mes.

Porque voy a cambiar de empresa de limpieza, ya que estoy harta de repetir que repasen bien todos los rellanos y que el terrado también entra en el contrato. Debe ser que la fregona se les niega a subir las escaleras.

Porque empezaré a mirar presupuestos para adecentar esta fantástica escalera que sobrepasa los límites de mi tolerancia visual cada vez que llego a casa y tengo que andar 35 escalones rodeada de semejante tonalidad rosa pastelón que me invade hasta la rabadilla.

Porque haré que pongan los bajantes de PVC, y cambien los 1000 parches de plástico malote que tenemos ahora. Que cuando no revienta el de abajo, es que pierde el de arriba. Y total, como que no apesta,…

Porque cambiaré el seguro de compañía, que para eso trabajo en una aseguradora y sé que los de ahora nos están tomando el pelo.

Porque también cambiaré de gestoría. Cobrando lo que nos clavan al año, la tipa con la que siempre me estoy discutiendo me tendría que dar masajitos en los pies y no dejarme en la estacada si pasa algo el fin de semana ‘porque hacen horario de oficina’. El colmo. Como si los apagones y otras calamidades entendieran de horarios laborales, que se lo digan a los del Carmel esta Nochebuena.

Porque los gastos de electricidad los voy a repartir entre TODOS los pisos. Incluido el local de los bajos. Ah, y de paso, que quiten el empalme gracias al cuál les estamos pagando la luz de la peluquería desde hace tiempo. Menuda jeta.

Si yo tengo que dar mi teléfono para que me puedan localizar, quiero los teléfonos del vice-presidente y los secretarios. Que aquí vamos a pringar todos, porque yo también tengo derecho a no estar disponible.

Con los teléfonos anteriores y el resto de cambios, pondré una hoja con ‘teléfonos útiles’ actualizada, además de dejar una copia en cada buzón. Para que no me estén tocando las narices cada vez que pase una tontería.

Habrá unas ‘normas de convivencia básicas’ que recordaré de la misma forma: sobretodo los horarios de ruidos (para la vecinita pija de los insufribles tacones, para la pareja que se discute a grito pelado en la escalera y pega portazos, para el vecino que redecora su casa arrastrando los muebles a las tantas de la madrugada y para el tenor follador que se debe creer que vive solo en el desierto y no le oye nadie, sobretodo).

Agradeciendo de antemano su colaboración, me despido atentamente, ansiosa por ejercer mis funciones en aras de mejorar nuestra convivencia, con temple pero también con mano firme.

Pero como que no voy a poder decir todo esto, lo haré en la clandestinidad, poquito a poco, sin pregonarlo a los 4 vientos para no discutirme con nadie, pero sin pausa. Una cosa detrás de la otra. Xino, xano. Total, tengo un año enterito y una hojita sellada por la gestoría y aprobada según acta de reunión confirmada donde ciertos propietarios (casualmente mayoría absoluta) me han firmado la cesión de representación. Ups!



miércoles, 15 de diciembre de 2010

Que venga Iker Jiménez y lo vea

Sí, sí, como suena. Necesito que venga a mi mini-piso el equipo de Cuarto Milenio a investigar una serie de fenómenos paranormales que se vienen produciendo de un tiempo atrás. Bueno, y ya de paso, que cuando me hagan el reportaje que vengan también los Cazafantasmas y me hagan un poquito de limpieza de entes extraños y otras pelusas que corren por el pasillo. Si hace falta, haré café y eso. Para amenizar. 

Mi intención era escribirles un e-mail con algunos detalles para que traigan el equipo que crean necesario, me explico: 

  • Dentro de la lavadora hay un ser que se zampa mis calcetines. Y encima es un tipo fino porque selecciona uno de cada, nunca de par en par. Please, mandadlo al Bulli de Calzedonialandia en algún universo paralelo. Que se ponga las botas y me deje en paz, que ya he tenido que ir con un pie de cada color por su culpa. 
  • En la nevera pasa algo raro cada vez que me voy de casa, porque cuando la vuelvo a abrir nunca está lo que creía que había. Sobretodo me pasa con el chocolate, así que habría que buscar a un bicho gordo y con granos. Éste será fácil de localizar, digo yo. Ponedlo perpetuamente con la dieta de la alcachofa. 
  • Debajo de la cama a veces aparecen y desaparecen cosas. Sospecho que debe haber una puerta al más allá o algo así. Cerradla con llave, cerrojo, candado y silicona. Estoy harta de sorpresas. 
  • También me ronda un cleptómano cabrón, que me quita las cosas y/o me las cambia de sitio. Hay que cortarle las manos, dedo a dedo, uña a uña. Quiero hacerme un collar con sus falanges, falanginas y falangetas. 
  • En el armario de la ropa hay un simpático que se dedica a esconderme las prendas que me quiero poner. Debe leer la mente también, así que ojito porque os verá venir. ¿Podéis pedirle a Yola Berrocal que os ayude? Creo que no lee las mentes en blanco. 
  • ¿Y qué me decís del poltergeist de la tele? El muy idiota me fastidia las mejores escenas de las pelis haciendo que falle la TDT e incluso me quita el volumen cuando quiero escuchar el tiempo. ¡Es indignante! A este habrá que castigarlo a leer 3 libros al día. Empezando por las novelas de Corín Tellado. Toma. 
  • ¡Ah! Y no me quiero dejar al burlón. Ese que se mete en el espejo y hace que mi cara parezca la de un zombie cuando me estoy lavando los dientes. ¡Bufff! Éste me cae especialmente mal porque además puede tele transportarse de un espejo a otro y así hace que mi culo parezca una plaza de toros cuando me pruebo ropa ajustada. Si podéis, matadlo lentamente. Que sufra. 
  • Nota importante: El del teléfono y el ADSL es colega. A éste lo conozco, se llama Orange. Lo tengo controlao y lo voy fusilando a incidencias regularmente. Así que no os molestéis que de este me encargo yo. 
Vale, juraría que no me dejo nada. Ya he dicho que vivo en un zulo, así que creo que conviviendo con todas estas presencias extrañas ya no cabe ni un alfiler. Estoy por negociar con ellos algún tipo de subalquiler. 

En fin, ya veis que será una experiencia entretenida y que, verdaderamente, necesito vuestra ayuda de forma urgente. S.O.S.

Todo rima con ajo


Érase una vez un niño muy BAJO
Al que no le gustaba nada el feo ANDRAJO
Que su madre le había puesto DEBAJO

Entonces se escapó de casa CABIZBAJO
Pues se conocía de memoria un buen ATAJO
Hacia el oscuro bosque de HIERBAJOS

Pero su aventura no duró un CARAJO
Porque el muy impulsivo PEQUEÑAJO
Había dejado olvidado su CONTRABAJO

Pero su lista madre, que se ABSTRAJO
Sabiendo que solo era un breve ALTIBAJO
Tocando con fuerza el instrumento lo ATRAJO


Colorín colorao este cuento s’acabao y qué a gusto me he quedao. Chim pum.


viernes, 10 de diciembre de 2010

Estimados Reyes MaJos,


¿Cómo empezar esta carta? No sé, seamos sinceros: hace años que no os escribo, que no voy a la cabalgata y que no os dejo chupitos de licor a vosotros ni agua para vuestros camellos. Tampoco pondría la mano en el fuego asegurando que me he portado bien este año. Ha habido un poco de todo. Nadie es perfecto. Eso sí, las intenciones con las que he hecho las cosas nunca han sido malas. Entiendo que con eso vale, ¿verdad?
Pues entonces, a sabiendas que estoy cerca de la beatificación, os detallo a continuación unas fruslerías que se me han antojado y que vosotros, poderosos y ultra-mega-híper-súper-chachi-millonarios como sois, seguro no tendréis problema en regalarme:

  • Una replicante idéntica a mí sin fecha de caducidad: para tener una mejor amiga siempre a mi lado.
  • Un tele transportador (así no me haría falta la puerta del armario hacia Narnia). O, si es muy caro, me conformaría con los Zapatos Rojos del mismo modelo que Dorothy. En un 39, por favor.
  • Una cápsula del Dr. Slump con una máquina del tiempo dentro: es que soy un pelín inquieta, sabéis. Prometo no cambiar naaaaada, por las bragas de Mafalda.
  • Un mapa del merodeador: para tener localizados a todos mis amigos siempre que quiera. Como si viera a los SIMs. 
  • Una espada láser: para liberar momentos de tensión. Igual que una pelotita de goma antiestrés versión gore.
  • Un contenedor de fantasmas: por si me cruzo con algún que otro gilipollas, poderlo succionar y que desaparezca de mi vista.
  • A Wall-E y a R2D2 (al plasta de C3PO os lo podéis ahorrar): para que me hagan compañía cuando me aburra. Vale, vale, cierto, cierto, y para me ayuden con las tareas domésticas. A Chewaka ni nombrarlo, que me dejaría pelo por todas partes. Los Ewoks tampoco, aunque vayan más tapados.
  • Un mini-portátil híbrido entre Hal y Skynet con la pantalla táctil de Minority Report. Con botón de apagado rápido de emergencia por si se vuelve majara, que no soy tonta. Disco de rearranque incluido, claro.
  • Un caza imperial: para darme el gustazo de hacer unos loops por el cinturón de Orión.
  • Una casita de verano en Pandora: para mis momentos disconnecting people, connecting nature (imprescindible el plugin USB para el pelo).
  • El chip prodigioso: para visitar lo que hay dentro de los demás. Esto es pura curiosidad, lo admito. No tuve suficiente con ‘Érase una vez el cuerpo humano’, mira.
  • La motosierra de Leatherface: para mis trabajos de Bricomanía.
  • La careta de Jason: creo que quedaría monísima en mi tocador.
  • El triciclo de Jigsaw: sería un precioso florero.
  • Y ya puestos, una de las motos de Tron también estaría muy guay. Con el equipo fosforito a conjunto. Color rosa, NO.
  • El teléfono/mando universal de James Bond: para poderlo llevar todo, todo, todo por control remoto y no tener que mover el pandero del sofá si no me apetece.
  • La brújula de Jack Sparrow: para que siempre me indique dónde está lo que más deseo en cada momento. Para cuando cambie de ideas. Hay que ser previsora.
  • A Saphira, la ‘dragona’ de Eragon: para que me lleve a dar un voltio por Barcelona mientras quemamos algunas ‘basílicas’ desde el aire.
  • Un Terminator (último modelo a poder ser, T-1000 o T-X, ¿vale? No me regateéis con un roñoso T-800 en un mercadillo): para que me proteja de posibles - o seguros - enemigos que haré utilizando todo lo anterior.
  • El brazo de Hellboy: por si me entra un ataque de cólera y necesito entrar un momentín al infierno a patear los culos de unos cuantos demonios.
  • El bastón de Gandalf el Blanco y su versión de bolsillo como la varita de Harry Potter (por favor, no la confundáis con la de Ron que la liamos): pues para,… hace falta que lo explique ??? Pues por si se me enfadan los del inframundo tras ser humillados, por ejemplo. 
  • El neuroconector de Días Extraños: ¿o es que vosotros nunca habéis querido leer otras mentes?
Mmmmm, y creo que ya está; bueno, no, me queda un último caprichito: ¡quiero un condensador de Fluzooo! Que no tengo ni idea de para qué sirve, pero mola mazo. Porfi, porfi, porfiiiii.

Ah, y un aviso: si os estáis planteando regatearme en algo, tened en cuenta que desclasificaré vuestro pasado,…
-          necrófilo (viejo y canoso Melchor buscando tema en el cementerio de Montjuic, tararí que te vi),
-          zoofílico (pelirrojo Gaspar teniendo una sesión convenientemente gravada con cámara oculta en la selva con el Rey León mientras le cantabas Hakuna Matata en la nuca)
-          y pedófilo (eh, Baltas,…digo, ¿Michael?)

... en Wikileaks, que suena a chungo.


Venga, un cariñoso abrazo a los cuatro (porque el gordinflón de rojo no se salva, ¿o qué os pensábais? Nunca dejo rehenes.),

Yo

PD: por cierto, cuando vengáis a dejarlo todo, por favor, traed monedas sueltas para el parquímetro de la zona azul o verde, ¿ok? Es que a los no residentes (es lo que tiene venir de Oriente) se les clava por quedarse en la city. Sorry.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Réquiem por Fulanita de tal (Fdo: Menganita)

Querida Fulanita de tal,


Recuerdo perfectamente tu devenir. Naciste un viernes santo.

Ironías de la vida.

Fuiste una niña muy traviesa, diría que mala incluso, aunque solo a veces. Vamos un trasto de cría.

Insoportable.

En tu adolescencia te convertiste en un caso realmente difícil. Siempre contra el mundo. Dando por culo a todos los demás. Porque te creías más chula que un ocho. Porque pensabas que no encajabas. Porque el universo estaba equivocado y nadie te comprendía.

Rebelde sin pausa.

Fuiste hacia la edad adulta con prisas, asumiendo siempre más de lo que te correspondía. Porque tú podías con todo y con todos.

Ilusa inconsciente.

Maduraste rápido, pero a tu ritmo. Te convertiste en una persona seria y responsable, como tenía que ser. Empezaste a aceptar tus rarezas y excentricidades, al mismo tiempo que comprendías que todo el mundo tiene un lugar. Y te construiste tu particular castillo de naipes.

Todavía creías en los cuentos de hadas.

Pero la vida te enseñó los dientes. Desgarró pedazos de tí. Dosificándolos poquito a poco. Como si disfrutara de tan dolorosa tortura. Recreándose en el juego macabro de irte haciendo polvo la mente y el corazón. Ahora un cachito pequeñito, luego un trozo más grande, más tarde en mil pedazos. Hasta que no te quedó nada.

Y te costó, pero aceptaste tu derrota.

Y decidiste morir.

Entonces nací yo. En tu nombre, con tus recuerdos, con tus vicios, con tus pensamientos, con alguna de tus ilusiones, con tu orgullo, con tu alma, pero con una nueva perspectiva. Ni mejor, ni peor. Simplemente distinta. Con algunas importantes lecciones aprendidas. Menos sentida seguro, más libre quizás; muy distinta de todas todas. Con otro centro de gravedad.

Y cuánto me alegro por ello.

Así que quisiera darte la gracias, Fulanita de tal, por haber sido mi pasado y haberme ayudado a forjar mi presente con tus cenizas.

Ahora somos más fuertes.


Firmado: Menganita

martes, 30 de noviembre de 2010

Mujer blanca soltera busca…

Algo. Ni mucho ni poco. Lo justo y necesario. – he pensado alguna vez.
¿Pero con eso bastaría? – me he preguntado muchas veces.
No creo. – opino algunos días. ¿Quizás los días pares?
Pse. – me auto convenzo otros días. ¿Quizás los días impares?

(En realidad estoy buscando, entre otras cosas más grandes – luego os lo cuento, supongo -, un Gelocatil o similar por los cajones del comedor, pero simulemos que es un pensamiento profundo, ¿vale? A ver qué sale.)

¡Vaya lío! Exclama siempre mi yo interior, independientemente de pares o nones. ¿Siempre es así?
¡Claro! ¡Todo el mundo quiere lo que no tiene! Las rubias quieren ser morenas (y las morenas se hacen mechas rubias); las bajas, altas (y las muy altas gustarían de reducir su estatura para no tener que ir siempre con zapatos planos porque sino no se les acerca espécimen masculino alguno); las feas, guapas (mira, esto al revés no creo q pase mucho, pero es una hipótesis sin contrastar porque no tengo ninguna amiga taaaaan tonta), uhmmm, vale, los pobres, ricos – obvio - pero los ricos, ¿pobres? ¡Anda ya! Nops. Vaya, ya no me vale la hipótesis inicial.

--- Inicio paréntesis ---

… busca, otra vez, ¡la tabla de planchar! ¿Dónde se ha metido? ¿Tiene patitas? ¿Lleva gafas? ¿Usa sombrero? Sí, damas y caballeros, por imposible que parezca, he vuelto a extraviar semejante artilugio (de tamaño Gulliveriano en comparación con el piso Liliputiense en el que juraría que estaba hasta hace 2 días). De verdad, je ne comprends pas,…

--- Fin paréntesis ---

Empecemos otra vez, hipótesis v02: ¡Vaya lío! ¿Siempre es así? ¿Todas las mujeres somos tan complicadas? Pues sí, y además, unas brujas (porque decir una putas no quedaría muy fino, ¿verdad?).
Bueno, dicho así, a palo seco, parece sacado de la típica conversación de taberna cervecera entre machos cabríos sudorosos un viernes por la tarde antes de afrontar apesadumbrados y etílicos un fructífero fin de semana de reclusión en casa por mal tiempo con sus autoritarias mujeres dominantes y sus 1’37 churrumbeles de media. Pero esa estampa no quiere decir que no sea ésta una cuestión digna de analizar, ¿no? ¿O sí?
Dicotomía mental característica de un espécimen con mi coeficiente intelectual actual, cuyo cráneo se encuentra invadido por minúsculos y viscosos seres verdes derivados de una enfermedad no erradicada aún x el ser humano. ¡Maldito catarro!

--- Inicio paréntesis ---

… a la mateixa bat-web, al mateix bat-canal, els seguirem informant sobre l’evolució de les investigacions sobre la misteriosa desaparició del post de planxar a casa de la Senyoreta Pepis,…

--- Fin paréntesis ---

Vale, último intento, hipótesis v03: ¡Vaya lío! ¿Siempre es así? ¿Todas las mujeres somos tan complicadas? Pues no, cada una es diferente (aunque yo hubiera querido una mini yo, ñeñeñe). Pero no solo hablando del sexo femenino, sino que cada ‘persona’ es un mundo. Y menuda suerte que tenemos con eso. Sino sería ‘terribly boring’, ¿no creéis? Por esas sorprendentes y distintas personalidades que quizás nos estemos perdiendo al rechazar una salida, una cena, una cerveza, un café, vale la pena intentarlo. ¡ Personas del mundo, salid a la calle y mezclaos ! (que no es lo mismo que montar una orgía en plena Plaça Catalunya, no fotem, que seguro que alguna mente calenturienta ya estaba salibando y poniéndose la chaqueta).
Aunque cabe la posibilidad de encontrarse a algún desperdicio por el camino (a lo que, patada en el culo y listos), de vez en cuando tienes la suerte de cruzarte con esas pequeñas y gratas nuevas conquistas mentales y personales que te enriquecen. Y qué bien sienta.

--- Inicio paréntesis ---

… elemental, querido Watson, sí, he mirado detrás de la puerta, dónde estaba la última vez que la perdí, pero va a ser que o se ha mimetizado con el entorno cuál camaleón con master en camuflaje urbano o que ahí no está. En fin, pues será una semana sin camisas. A saber dónde va a aparecer.

--- Fin paréntesis ---

Conclusión final: mmm, ¿ninguna? Bueno, sí, que por mucho que me enriquezcan las personas que entran y salen de mi vida, hay algo que no se me pega, no hay manera, y es que sigo siendo un desastre de ama de casa !!! Además de perder un objeto gigante en un piso enano (manda güebos), me acabo de acordar que tengo que comprar ‘papel del culo’  - como diría mi apreciadísima e imprescindible guardiana de la limpieza semanal del templo en el que habito a ratos – y que tampoco tengo nada para cenar. Odio ir al súper. Qué putada.

--- Nota al pie ---

Es lo que tiene ponerse enferma y quedarse un día entero sola en casa. Y suerte que no me vino la fiebre, porque los delirios hubieran sido épicos.


En el fondo me gusta ser complicada. Pero solo lo admito los días pares ;)

sábado, 27 de noviembre de 2010

Quiero ser Hulk !!!

Joder, si es que no puedo volver sola a casa. Es un hecho. En moto o andando siempre me pasan cosas. Y, claro, no tienen porque ser agradables. Como hoy. Hace solo unos minutos. Menuda mierda.
En principio parecía una noche tranquila, con un buen plan truncado por fuerza mayor que impedía a mi acompañante asistir conmigo a un concierto y unos nuevos planes de tranquis acompañada de 3 amigos. Una birrilla por Gracia y ya.
Total, que me visto, me maquillo un poco (por si las 'flies') y tiro para allá. Decido ir andando, por si acaso se me lía la noche y no puedo cojer la moto de la taja que llevo, claro. En fin, pues quedamos, nos vemos, cenamos, nos ponemos al día de novedades, nos tomamos una copa, hacemos unas risas y de retirada. Genial, así mañana podré hacer un par de cosas que hace varios findes que quiero hacer pero la resaca no me deja. Guay.
Caminando hacia casa, tranquilamente, con un frío de la ostia y abrigada hasta la nariz, voy tirando. Paso por un par de puticlubs. Los de toda la vida. Esos que recuerdo desde que iba al cole. En fin, parte del paisaje urbanita de los aledaños a mi piso.
Pues nada, al acercarme al tercer bar de 'mujeres que fuman y te tratan de tú' veo salir a una chica, joven, con el pelo rubio platino planchado (apuesto que sus cejas eran negras aunque no le he visto la cara), y un abrigo largo que me deja entrever una botas,... Vaya tela de botas. No tengo palabras para describirlas adecuadamente, lo siento, no me salen, había que verlas. Yo sigo andando, detrás de ella, a mi ritmo. Y veo como en la siguiente esquina, la que me queda enfrente, se para a hablar con un tío. Joven también, desaliñado, ni gordo ni flaco. No sé, un tío normal. Pues que se ponen a negociar el precio como en la boqueria, oye! Resultado: por 50 euros, 30 minutos, un completo (es que tengo un oido muy fino).
No sabía yo que este tema iba tan barato! Y mira que el chico no me ha parecido 'el típico usuario' de estos servicios que yo imaginaría, sino que más bien me ha parecido un chaval de lo más normal, vamos de los que una noche cualquiera no creo yo que necesitara pagar para echar un polvo. Pero claro, luego he pensado, coño, si esto le vale 50 euros, pues casi que le sale más barato que invitar a una chati a cenar, más copas, más disco, más hotel o taxi si alguno de los 2 tiene piso, no? Resumen: un chico práctico. Hoy se ha ahorrado tiempo y dinero, bien por él.
Sigo caminando, ya me queda poco, estoy a 2 calles. Joder, que frío, tengo ganas de llegar a mi sofá,...
Anda, tira pa dentro, zorra! Oigo de repente. Miro al frente. Justo en el chaflán hay una pareja. El tío la está zarandeando. Primero creo que ella va borracha y que él es tan majete que la está ayudando a subir al coche (una pick up roja de la hostia). Pienso que no he oído lo que creo. Sí, claro, y los elefantes vuelan. Pues no la coje por los hombros y la mete POR EL ASIENTO DEL CONDUCTOR a empujones hasta que ella se pega un cabezado con la VENTANILLA DEL COPILOTO ??? Me cago en la leche, que veo que la tía tiene el labio sangrando ! Y yo delante. Mal momento, mal sitio. Tengo el puto don de la inoportunidad. Ya me vale. Y mi piso a 25 metros.
Aminoro el paso, hago que me voy a encender un cigarro. A ver si se dan cuenta que hay alguien cerca y cortan el tema. Lo sé, menuda gilipollez, pero bueno, tenía que intentarlo. Pues no. Peor. El tío se me ha encarado del palo '¡¿y tú que miras, puta?!'. Genial. Ahora querría ser de su especie y poderle partir la cara. Directamente. Sin mediar palabra. A ostia limpia. Por hijo de puta. Si quiere repartir, que se la mida con alguien de su tamaño, so mamón. Pero no puedo. En el fondo soy mujer. Una lástima en ese momento. Hubiera disfrutado cada puñetazo y patada que le hubiera dado. Seguro.
Total, que siendo consciente de que no tengo rabo y no mido 1'90, sigo caminado, como si no lo hubiera oido. Pero claro, esto no puede quedar así. Acabo de ver como un tío cascaba a una tía. Ni hablar. Cojo el móbil: 112. Ahora se va a enterar, cabrón, además, le acabo de hacer una bonita foto a tu matrícula, mientras caminaba de espaldas y sin que tu lo vieras, imbécil. Benditas sean las nuevas tecnologías.
Resumen: los de emergencias ya habían recibido otro aviso porque se ve que la viene cascando por la calle desde el restaurante. Y en 15 segundos veo aparecer 2 coches de los mossos. Uno le bloquea la salida por delante y otro se queda justo al lado de la pick up.
A partir de aquí ya puedo contar poco porque no he querido ser tan morbosa como para quedarme a contemplarlo. Solo espero que ella haya sido lista,... Por favor,... Necesito creerlo.
Ya estoy en casa desde hace un rato y todavía veo las luces azules aquí delante, así que supongo que hay denuncia o algo. Lo deseo. Maldito cabrón.
De verdad, espero no encontrarme nunca con una situación así en mis carnes, pero si me pasa, espero que él se asegure de que yo no me levante, porque sino seré su puta peor pesadilla. Porque no me cabe en la cabeza. No lo entiendo ni lo entenderé. Y ya me lo pueden intentar explicar de mil formas distintas, que si la pasta, que si los niños, que si blablabla. No me jodas. Eso no se puede consentir.
Este tío puede dar gracias a Dios de haberse cruzado conmigo y no con mi alter ego testosterónico, porque le hubiera dado hasta en al carné de identidad. Desgraciado.
Mierda, ahora me tendré que poner alguna serie o algo porque me ha puesto de tan mala leche que no me voy a poder dormir hasta que me baje la adrenalina. Ale, a contar obejitas,...

viernes, 26 de noviembre de 2010

Queridos corazones de invierno…

¡Ya tengo a mi ‘primer seguidor’! ¡No quepo en mí de gozo! No saps com t’ho agraeixo, amic!!! Grandeee ;) ¡Va por ti, Chenoa!

Vaya, y yo que creía que no me leía ni el tato. ¡Qué gran noticia! ¡Soy famosa! ¡Viva mi ego y viva la madre que me parió! (ejem, y viva mi padre también por donar un espermatozoide ganador para una ¿buena? causa, of course, que no hay que discriminar) ¡Tengo un lector oficial! ¡Olé yo!

Vale, vale, ya paro. Solo necesitaba un momentín para autoregalarme un poco. Bueno, a decir verdad, en el fondo sabía que mis palabras no caían siempre en saco roto. Mi primer post fue comentado por un amigo y, hace un tiempo, otro amigo me dijo - tomando unas birras antes de un concierto - que ‘había aprendido algo leyendo uno de mis posts’. Y todavía no íbamos borrachos. Lo juro. Y me sentó de coña, he de reconocerlo. La verdad es que no me lo esperaba. Pero mola. No estoy sola en el ciberespacio. 

Aunque éstos fueron mis primeros lectores reconocidos, no fueron tan valientes como para ‘suscribirse’. Alguna vez también ha caído algún tímido 'Me gusta' en los enlaces que he ido publicando en el caralibro. No me sorprende, ni yo estoy segura de si sería tan intrépida como para suscribirme a este espacio rellenado por las idas de olla de una loca aporreando un teclado. Así que lo entiendo. Y os perdono ;)


Eso sí, siguiendo en mi línea - y siempre fiel a mí misma - debo aclarar, queridos lectores en la sombra y apreciadísimo primer valiente suscriptor, que se va a mantener la naturaleza intrínseca de este Blog. Me explico: lo de Tecleando Sin Razón no es un eufemismo. Vamos, que voy a seguir posteando lo que me dé la santa gana, escrito como me apetezca y cuando quiera/pueda colgarlo (gracias Orange por tus caídas del ADSL). ‘Solamente’ dependerá de mis procesos mentales paralelos, de la alineación de los planetas, de los días de la regla, de mis pocos ángeles, de mis muchos demonios, de los achaques propios de la edad y, en general o en particular, de cualquier otra jodida motita de polvo que sacuda mi vida.

Así pues, solamente quería compartir con,…’quién sea que me lea’, que me satisface enormemente (aunque no tanto como un orgasmo, claro, no exageremos) que encontréis algo de interés – por poco que sea - en mis posts poco reflexionados, completamente desestructurados y tremendamente viscerales.

Está muy bien saber que ‘hay alguien ahí’. Así que GRACIAS y, ya que estamos, DISCULPAS por lo que sea que leáis aquí y no os guste. Pero es que yo soy así y así os lo contaré, tal cual me salga. Como siempre.

lunes, 25 de octubre de 2010

Odiando a SuSan desesperadamente



Vaya, vaya, vaya,… Hace un par de días me enteré de que nada más y nada menos que SU SANtidad, el mísmísimo Papa de Roma viene a la Sagrada Familia de Barcelona. Hurra.
A raíz de semejante notición, y a sabiendas de que la visita del progenitor de todos nosotros, cristianos apostólicos y romanos hasta la médula, no iba a ser como cuando uno va a comprar el pan, me puse a indagar por internet oliéndome que, viviendo por ahí cerca, seguro que me iba a dar por culo dicho acontecimiento (que no el pontífice, porque hace tiempo que cumplí los 12 y se me pasó el arroz).

Total, resumiendo algunos titulares que he leído:
-          LaVanguardia.es: El Papa designará basílica la Sagrada Família en su visita a Barcelona
-          20minutos.es: El Papa ha solicitado que se organice "una visita muy sencilla" para el peregrinaje.
-          CadenaSer.com: La visita del Papa afectará a más de 12.500 vecinos de la Sagrada Família, una cuarta parte de este barrio. En un despliegue excepcional, la Policía cerrará 14 manzanas de l'Eixample.
-          Redescristianas.net: La visita del Papa a Barcelona costará más de medio millón de euros

Y yo me pregunto:
-          ¿Alguien sabe qué diferencia hay entre una basílica y una iglesia? ¿A alguien le importa?¿Es necesario? Digo yo que turistas vamos a tener igual inundando de lunes a domingo el barrio, con sus chanclas de verano con calcetines blancos y sus gorros de mexicano (tipical spanish, deben pensar, incultos).
-          Si el Sr. Ratzinger Z ha solicitado una visita sencilla, ¿porqué no hacen ‘amén’ a eso? No, la tienen que liar parda metiéndolo en el puto centro de Barcelona. ¿No era más fácil llevarlo a Montjuic? Señores, que hay que amortizar la pasta que nos dejamos en infraestructuras para el ’92 y este sería un evento ideal para hacerlo, ineptos.
-          La visita ‘joderá’ - no ‘afectará, digamos las cosas por su nombre -  a 12.500 vecinos. Entre ellos me incluyo, aunque no me ha llegado la carta que se supone que nos tienen que enviar para informarnos de que no vamos a poder sacar el vehículo del parquing y de que vamos a tener que identificarnos para entrar a la zona acordonada y, quizás, de que habrá toque de queda bajo amenaza de muerte por sobredosis de plegarias. La leche. Ya estoy viendo a un montón de fuerzas especiales de élite vaticanas con sus sotanas y birretes púrpuras, rojos o del color que sea cacheando al personal,… Mmmmm, casi me pongo,…
-          Y, encima, ¿todo este tinglado nos va a costar dinero? ¡Esto ya es el colmo! Que utilicen esos euros para arreglar la RENFE de Barcelona, para insonorizar las calzadas de los cruces, para tirar el cable a los que no tenemos y queremos, para hacer más parquings de motos, … vamos para cualquiera de los temas pendientes que tiene esta preciosa ciudad que poco a poco se estan cargando a base de desidia e incongruencias varias.

En fin, que yo y mi indignación, cuál lesbianas súper compenetradas, pareja, de hecho, nos iremos al ‘Queer Kissing Flashmob’ en la plaza de la Catedral para, al menos, molestar. Además, aprovecharemos para participar en un acto en el que sí que creemos, porque es natural. Eso sí, supongo que deberemos ir en transporte público, claro. 


lunes, 11 de octubre de 2010

Gente

Mierda, la ‘pelu’ hace puente, no me lo puedo creer. Quería aprovechar para ir hoy bien prontito ya que tenía vacaciones. Bueno, pues ahora què fem guapa? Pues nada, andemos un poco a ver si encontramos un rinconcito de los nuestros para estar tranquila,…
Bingo, mira esa terraza, la mesa del fondo, en la esquina, resguardada por los cipreses enmacetados y moribundos, perfecto.
-          Por favor, un cortado con la leche fría, gracias.
Y silencio los móviles. Ahora no quiero estar para nadie.
Saco el libro que me estoy leyendo, me traen el café y sigo el ritual de siempre: sacudo el sobrecito del azúcar, miro el contenido por si no me lo tengo que echar entero no vaya a ser que me tome un caramelo en lugar de un café, y luego lo doblo en 5 pliegues y lo dejo entre la taza y el platito.
Abro el libro, página 73, empiezo a leer,… Tras unos minutos absorta en el mundo al que me llevan las hojas, siento los ojos pesados, hoy hace un día ‘blanco’ y no he cogido las gafas de sol, debe ser eso.
Entonces me llama la atención el señor que se ha sentado en la mesa de enfrente. Mayor, con esos pantalones azules y americana marrón, que no pegan ni con cola pero que lo lleva con la elegancia característica de los hombres de su generación. No lleva alianza pero tiene una marca en el dedo, debe ser viudo, pienso. Lo veo de lado, y acaba de sacar uno de esos bolígrafos de oro del año de Maria Castaña para escribir algo en unos papeles que desde aquí no atino a distinguir. Seguro que está apuntándose la próxima visita al médico. Tiene el pelo recién cortado, canoso, está arrugado pero me da que de joven debía ser atractivo. Tiene los ojos azules.
Después de escribir con toda la calma del mundo, coje los papeles, los dobla por la mitad y se los guarda en el bolsillo interior de la americana, ese que va en el pecho. Vaya, eran quinielas, no se puede acertar todo.
Vuelvo a mirar mi libro, quiero seguir leyendo. Pasa un rato y vuelvo a tener la necesidad de levantar la vista del papel. Hay una pareja en la mesa de mi derecha. Llevan desde que he llegado ahí, sin hablarse, sin periódico ni revistas. Qué triste. Qué aburrimiento. Espero no llegar nunca a eso, por favor.
Al fondo veo una señora dando de comer a las palomas. Lleva una bolsita repleta de migajas de pan y las va esparciendo por el suelo con sus manos gastadas y deformadas por la artrosis. Está encorvada, es pequeñita, lleva el pelo corto teñido de blanco-azulado por una peluquera que merecía morir, alpargatas de estar por casa y bata de estampado floral. Vamos un cuadro de mujer, pero me ha caído bien. Le importa un pimiento que la gente la mire, ella quiere dar de comer a los bichos esos y punto. Tiene cara de simpática. Apostaría que ha sido soltera toda la vida, pero no porque no la hayan rondado los hombres, sino porque, simplemente no le ha dado la gana de hacer el papel que en esa época se le suponía al ‘sexo débil’. Bien por ella. Tengo suerte de ser de otra época.
Vaya, si todavía no he probado el cortado. Menos mal que me gusta el café frío. Me enciendo un cigarro.
Oigo una moto. Ruge. Mis ojos se clavan en una Buell que está subiendo por la acera. Mira que bien, va a aparcar aquí mismo, qué bonita. La lleva un señor de mediana edad, de estos grandotes con barriga cervecera. Se baja y se saca el casco. Coño, tiene esa nariz rota típica de los boxeadores. Me fijo. Tiene cara de paleto, tipo Poli Díaz. Lo juro. Es de hombros muy anchos, brazos fuertes. Se sienta a 2 mesas, de espaldas. Es gigante. Pide una cerveza. Mira a la moto y va a coger una caja que había dejado encima del depósito amarrada con la redecilla. "Curso CEAC para Instalador Electricista", leo. Claro que sí, hay que reciclarse. 
Ostia, es tarde, todavía tengo que ir al súper para comprar lo que mañana me llevaré en la fiambrera para mi primera salida organizada en moto –qué ilusión, si no llueve - y tengo que pasar por la ferretería para ver si consigo que el puto desagüe del lavamanos me deje de perder.
-          Perdona, cuánto te debo? – Le pregunto a la camarera aprovechando que recogía la mesa de la pareja inerte que ya se había marchado.
-          Ah, nada, ya está pagado. – Me dice.
-          No, perdona, que no te he pagado aún. – Replico convencida que se ha hecho un lío con tanta mesa.
-          Sí, sí, lo ha pagado el chico de aquella mesa,… – Y me señala hacia el otro rincón, el opuesto al mío.
Miro, pero solo queda la mesa vacía, con una taza de café y un paquete de Camel estrujado. La camarera me hace un gesto de resignación con media sonrisa en la cara. Le correspondo.
Me levanto y comienzo a andar poco a poco, volviendo mentalmente al estado terrenal que requiere mi ciudad mientras pienso: gracias por el café, amigo fumador desconocido.


miércoles, 6 de octubre de 2010

J'adore BCN



¡Qué gran noche! He salido de trabajar bastante puntual, hoy no me apetecía quedarme hasta tarde. Últimamente me cuesta un poco hacer ese sacrificio porque no me siento recompensada. Bueno, ya sé que en mi trabajo todo son etapas, en mi caso, proyectos. Què li farem. Ya vendrán tiempos mejores.
Lo que decía, que al salir del trabajo, me ha dado por alargar un poco la ruta de vuelta a casa (cierto, estoy que no cago con mi moto nueva, pero es lo que hay, además, es mi vicio, así que a disfrutarlo me estoy dedicando). Total, que en lugar de hacer el camino de siempre me ha apetecido pasar por un par de tiendas a mirar unos piercings para ver si me actualizo el mío, que ya toca. Había alguno que no estaba mal, pero no me ha conquistado ninguno, así que he llegado a casa sin autoregalo. Otro día será.
Me he hecho el cafetillo de las tardes y,… me he fumado un cigarrillo (lo sé, no debería, pero creo que voy a tenerlo que dejar con ayuda del médico porque sino, soy débil, muy débil). Luego he pensado: joder, cómo tienes el piso, ya te vale. Y me he puesto de Maruja, a plegar ropa, hacer una lavadora, tender, barrer, lavar los platos, blablabla. Eso sí, amenizándolo con un poquito de música: me he puesto el último de Blind Guardian, para aprovechar y oírlo antes del concierto que tengo de aquí a un mes, claro. Así no iré tan pez.
Al cabo de no mucho rato me he cansado de perder el tiempo y he parado de limpiar. Además he recordado que, por eso mismo estoy pagando a una persona que me ayuda a tener el piso decente una vez a la semana. La mejor inversión de mi vida, me ahorra tiempo y la mala leche de tener que hacer de amita de casa, con lo que me jode.
Pues eso, que sigo al lío. Entonces me he apalancado en el sofá con el portátil, me he dedicado a mirar algún mail, chatear con un par de amigos (uno con un buen día y otro con un mal día -con razón-, pero ya ves lo que cambia un día según quién te lo cuente) y he facebookeado un poco. ¡Craso error! Hay cosas que, o no se deberían publicar, o que no se deberían ver. Miradlo como queráis. Pero jode. Eso me pasa por cotillear. Siempre me repito que no debo hacerlo, pero a veces me domina la Ana Rosa que hay en mí. No tengo remedio.
Abreviando: que me han venido unas ganas inmensas de volver a montar a mi morena y pirarme a dar vueltas sin pensar. Y así lo he hecho: primero hacia el mar, que es lo que me cae más cerca teniendo en cuenta los semáforos y me ayuda a respirar,… Dicho y hecho. ¡Bufff!, ¡qué bien se estaba! Sin gente, sin ruido, sin luces,…
Después de 5 minutos para mí (35 minutos para mi reloj) nos hemos vuelto a poner en marcha mi niña y yo. Ahora toca montaña. Pues venga, una vuelta por el Tibidabo. Joder, otra gran idea: ¡qué bonita es Barcelona de noche!
Entonces ya, para rematar, me ha apetecido hacerme la Gran Vía de cabo a rabo dándole un poquito de caña al asunto,… Y ahí ha venido lo bueno, ¡se me ha picado un Golf Mierda GTIdiota! Él solito, de golpe y porrazo se me ha medido en la salida de un semáforo a la altura de Entença, vaya tela. Pues mira, no me ha dado la gana, chulito de pacotilla. Al igual mi nena se va a dejar por un quinqui sopla gaitas, abraza farolas con coche de patatuning y los coleguitas vacilones jaleando. ¡JA! Total, que me he despedido haciéndole la señal del pajarito cuando me desviaba por Marina y lo dejaba en el semáforo con los amigotes partiéndose de la risa. Jódete, niñato, que no soy una quinceañera con un vespino rosi, tonto del culo. Aprende. Y sin pasar de 6000 rpm, niño, que estoy en rodaje. Ahora tendrás a tus ‘amigos’ metiéndose contigo hasta el infinito y más allá.
Mamba Negra 1 – JonathanNoTeVayasPaLoHondo 0.
Mira el lado positivo gilipollas: me has hecho llegar con media sonrisa a casa, recordando tu cara de incrédulo por el retrovisor. Seguro que es más de lo que conseguirás satisfacer a una mujer en toda tu vida, torpe cholaini pastillero.
En fin, que me hubiera gustado que esta noche fuera de otra forma, quizás más como podrá ser mañana (aunque nunca se sabe), pero a falta de pan, buenas son tortas. 
Cada día me gusta más mi ciudad. Te puede pasar de todo. Como a mí ;)

martes, 28 de septiembre de 2010

Invocando a Shiva


Recuerdo una canción, qué cachonda ella, que decía “hoy es martes y 13 ni te cases ni te embarques”,… ¡Cuánta sabiduría! Y eso que hoy no es trece, por suerte.

Otro día para recordar:
-          Factor número 1: hoy era mi primer día sin tabaco en muuuuuuuuchos años. Porque yo lo valgo. Básicamente porque se me han inflado los ovarios y últimamente me dan serias paranoias cuando me duele ni que sea una pestaña. Basta.
-          Factor número 2: me he discutido con el dueño del parquing, porque me quería cobrar Septiembre entero aunque empezara ayer, día 27. Total, que yo ya estaba de bronca a las 8 de la mañana.
-          Factor número 3: he perdido las Ray-Ban de buena mañana, en la calle, mientras sacaba la moto del parquing. Me he dado cuenta cuando he parado en el primer semáforo y he ido a ponérmelas. Sí, sí, por mucho que he mirado atrás, ni rastro. Deben tener patitas. A saber.
-          Factor número 4: entre discusiones y pérdidas accidentales he llegado tarde al trabajo. Genial, otra falta leve a mi colección. Creo que voy para récord. Menudo fastidio.
-          Factor número 5: a media mañana, he tenido una reunión multitudinaria para revisar un documento de 29 páginas (de las cuales podemos obviar 5: portada, autor/control de versiones/destinatarios, índice, introducción y contraportada). Genial, sólo quedan 24. Fácil. Pues no. Tras 3 horas de reunión, nos hemos quedado en la página 10. ¡la 10! (10 – 5 = 5 páginas con contenido de verdad) Eso sí, hemos salido todos calentitos, calentitos, como recién sacados del horno.
-          Factor número 6: mi madre. Que me busque una tarde libre para acompañarla a unas gestiones. Claro, la semana de la huelga general, estupendo.
-          Factor número 7: mi madre again. Ahora resulta que se ha picado porque no le leo la mente y me tiene que decir las cosas. Genial, vuelvo a tener 15 años.
-          Factor número 8: tengo mucho mono de un ‘cilindro nicotínico’, como diría un buen amigo mío.
-          Factor número 9: a mi Bonsái le pasa algo.
-          Factor número 10: en el Spotify sigue sin estar Metallica.
-          Factor número 11: no he conseguido todavía ser inmortal.
-          Factor número 12: ni tripular el Enterprise.
-          Factor número 13: en el súper no quedaba salsa 4 quesos.

En fin, que mejor me tiro un rato invocando a la Reina de los Hielos para que enfríe mis revoluciones no vaya a ser que no me controle y acabe de redondear el día con uno de mis fantásticos impulsos descerebrados,…

martes, 4 de mayo de 2010

Hoy me hubiera ido a los confines del espacio sideral...

Arghrghrghrrghrghgrghggrhrgghrhgrghrrgghr !!!!! He dicho.
Esta mañana no he almorzado un Donuts y mira lo q pasa. Por lista. Haber elegido muetttte...
08:42h, llego a la oficina. - Bon dia. - Bon dia - me contestan algunos, los d siempre.
(Lapso temporal en el q sigue siendo un buen día.)
12.30h, reunión interna del Depto. Hasta ahí todo bien.

Blablablablabla. Zas! En mitad de la reunión, como un puto terremoto aparece el acontecimiento menos esperado de la semana y toma! a quién le toca resolver el marrón HOY ??? Vamos, como en la Teniente O'neill, q el día no se acaba hasta q alguien abandona. Pos eso, la menda lerenda tiene q salir d la reunión y ponerse a dar órdenes como los Hombres de Harrelson: J.T. al tejado, T.J. en la retaguardia (pq con una vez q me den sin vaselina aprendo, vamos, q si no, duele) y yo me encargo del frente. Ale, pues a currar. Venga.

14.40h salgo a comer. Sola. Mejor en plan autista pq estoy como para comerme a medio planeta y ni eructar, joder. Sí, mejor me compro una revista de viajes en el quiosco d la esquina y me pongo en alguna terracita (hoy q hace sol, menosmal, algo bueno).

15.32h. Mierda, ya me he acabado el cigarrito del café. Venga, pues a la office again. A las trincheras. Pero sin casco, ni metralleta, ni ostias; en mi curro las cosas son a pelo, como los machotes, a lo Chuck Norris. Hay q joderse.

19.03h será mejor q llame a la autoescuela para cancelar la práctica d moto pq no llego. Todavía queda mierda x solucionar. En resumen: 50 euros perdidos. No me devuelven la pasta. Genial. Lo q faltaba. Encima ahora resulta q soy tan GILIPOLLAS q estoy pagando para q me enmarronen en el curro. Soy la leche.

20.40h Autocontrol a tope: envío los correos (SÚPER, SÚPER comedidos a la par q serios y tajantes) correspondientes a la resolución del puto marronazo del día con copia a Dios y a su madre, y copia oculta a un asesino en serie para que tome nota d los proximos objetivos a aniquilar. Y me piro.

21.32h llego a casa 1h después??? ah, claro, es q se me han cruzado tanto los cables q me he ido a dar vueltas con mi super-vespa-pepino-ultrasónica sin rumbo a ninguna parte. Vamos q me he liao pensando en mis cosas e intentando quitarme el cabreo monumental q llevo encima.

La erupción de Islandia??? JAJAJA, minucias. Como explote yo hoy, sus váis a cagar. Esto no es Furia de Titanes, sino Furia de Tetonas. Pq como a partir de ahora le pille una sola cagada (x pequeña e insignificante q sea) a la tipa q me ha jodido el día, va a querer no haber nacido en el mismo planeta q yo. So zorra.

Venga, creo q hoy saldremos a correr hasta querer vomitar el hígado a ver si así descargo algo sin matar a nadie no sea q se convierta en mi día d furia.


21/04/2010

PD. Mañana desayuno 2 Donuts por lo menos :S

martes, 2 de febrero de 2010

Insomne

Sola. La tele apagada, pero con la música adecuada. Eso siempre. Sin haber descansado aún de otro fin de semana con desfase accidental. Cualquiera diría que aburrida. Pero nada más lejos de la realidad. Depende del prisma con que se mire, supongo. En mi mundo.
Claro que hay mundos y mundos. Mundo real, mundo de sueños, mundo interior, en fin, variedad. Solo es qüestión de crearte el tuyo propio mezclando un poco de todos, vamos, tipo farmacia: unas cuantas dosis de sueños 0'5gr, unos sobrecitos de paranoias mentales varias sabor naranja y, eso sí, unas pastillas gigantes de realidad de 1gr, o mejor si hay dosis inyectables. Para casos de emergencia. Coño, como ahora. 2 pensamientos: joder que es tarde y mañana hay que currar, o bien, a la mierda, hace mucho tiempo que no me daba por escribir mis gilipolleces y por un día que me apetece... Conclusión: seguimos escribiendo tonterías, no? Mejor eso que dar vueltas en la cama para no dormir ni de broma.
Problemas de insomnio? Tómate estas pastillas que te irán bien para conciliarlo, son flojitas, pero tendrás suficiente - me dijo el médico. Sí claro, hasta que te acostumbras a ellas. Y luego? Cuando no sabes porqué (una vez has descartado la hipótesis de alcoholización) pero tu cabeza no para de dar vueltas y no hay forma de parar? Pues a joderse toca, como hoy. Como hace unos pocos días. Como me pasará quizás mañana, aunque espero estar tan cansada de no dormir hoy, que pueda desplomarme en el sofá y quedarme encefalograma plano viendo House.
Pero ahora me pregunto: cuántos insomnes estarán viendo el teletienda? Ay no, que ahora hemos evolucionado y ya no sale el 'abdominaiser' de Chuck Norris, sino que te piden que llames para decir un animal de 4 letras que empieza por va y acaba por ca... Mmmmm, quizás prefiero que no evolucionemos tan sofisticadamente. Ni en la 2 dan documentales de madrugada. Ni en el 33 me ponen Star Trek La nova Generació.
Y las parejas que estén haciendo el amor (o follando, claro, que no tiene porqué ser siempre como en una novela romántica), flipándose con cada momento?
Y quién esté leyendo un buen libro y su cuerpo se haya teletransportado allí donde le lleva su mente? Mundos fantásticos y de aventuras, o momentos históricos únicos e irrepetibles, sueños o dónde sea, pero siempre lejos de lo que es un lunes laborable pasadas las 2 de la madrugada.
Y si te da el punto y sales de casa, pillas la moto y te vas a dar vueltas sin pensar a donde ir? bueno, esta es una idea que no descarto. Desde aquí veo unos tejanos y una camiseta que ya me valen. Las bambas requieren más esfuerzo. Están en la habitación, que palo.
Y los que están el el séptimo cielo durmiendo como un tronco?
Ains, hay cosas que se echan de menos una noche en vela. Al menos música no me falta: oh i miss the kiss of treachery... No puedo evitarlo.

El fin

Un sueño. Despertar. No es real. No ha pasado, pero todavía lo sientes, endormiscada. Es raro, piensas. Qué ha ocurrido? Nada, la respuesta es nada, tan solo ha sido un sueño.
Tienes frío, casi estás tiritando. Pero no tiene sentido, el sueño no lo recuerdas,... Acaso te sientes desorientada? Qué tal va tu corazón? Lo sientes a tope, verdad? Y seguro que también respiras deprisa, no? Estás confusa?
Anda, enciende la luz,... ves? No hay nada, no hay nadie, tranquilízate,... Enciende la tele, ponte música, el incienso y un par de velas. No pienses, solo era un sueño. No te asustes, deja de darle vueltas, la ansiedad ya pasará. No te ofusques. Mañana deberías ir a trabajar, así que es mejor que te lo tomes con calma. Serénate.
Mmmm, q bien se está en el sofá, eh? Genial, estamos empenzando a relajarnos,... Ya comienzas a notar cómo se te cierran los ojos. Estupendo, en unos minutos serás mía otra vez.
Ya estás aquí, pequeña. Me sientes? Soy tu mejor pesadilla. Tu peor sueño. Te estremezco. Lo sé. Por eso sientes frío cuando te doy calor. Tienes miedo si notas que me acerco. Te estremeces con mis besos de hielo,...
No te preocupes, preciosa, he aprendido a ser sutil, no sentirás nada, soy solo un sueño,... ven a mí,... no te resistas,... Ya has vivido suficiente.

Crónica de una necesidad

Porque mis días de vacaciones nunca son como yo quería:

1. Ritual ancestral: me levanto, hago el pispis d rigor y me hago el cortadito d rigor
2. Sorpresa: alguien intenta abrir mi puerta,... Dios! mi ex q viene a buscar la Play? Será mi madre q viene a controlar? Pos no, es la mujer q me ayuda a mantenerlo todo limpito y ordenadito q viene todas las semanas pero q, obviamente, con mi demencia senil había borrado de mi mente
3. Cotilleos varios de puesta al día con mi nueva compañera olvidada
4. Segundo cortado de la mañana (creo q tengo un problema con el café: hola me llamo tal y soy cafeinómama?!)
5. Me aburro y tengo la sensaciónd estar molestando, ains, q hago, q hago??? Ya está, gran idea, me voy al súper, que estoy a punto d quedarme sin papel de wc :O
6. Me lavo los dientes y me visto: Tejanos + camiseta + un poquito d pote xa disimular un par d quemaduras chungas q me hice ayer x la noche cuando me salpicó el aceite de la sartén. No vuelvo a hacerme un puto bistec hasta que hagan trajes de buzo inífugos para cocinar.
7. Bueno, creo que ya puedo salir a la calle sin q me señalen como a un monstruo. Venga, lista mental: comprar papel wc, alguna cosa para comer y coño, acuérdate de ir al cajero a sacar pasta para pagar ese pisito impoluto que te vas a encontrar cuando vuelvas. Genial, ya stoy lista.
8. En el super: cojo el papel, algunas otras compras 'improvisadas' (mi madre siempre me dijo q no sabía comprar, y creo q tiene razón, pero nunca se lo voy a admitir) y voy con mi carrito a rebosar a caja, tras haberme paseado arriba y abajo por todos los pasillos x si me dejaba algo. Creo que después de 45 minutos rondando está todo. Bien.
9. 57,35 euros, en efectivo o con tarjeta me pregunta la cajera con esa desgana característica de su especie. No contesto (para simpática yo, claro) y saco el DNI nuevo (en este todavía me parezco algo a la foto) y la tarjeta de siempre. La chica mira el DNI, compara el nombre con el de la tarjeta (tarea q si no sabes leer muy bien, te puede demorar 5 segundos, pues la chica se tira como 15 contemplando ambos documentos) y - por fin - mete el plastico en el lector. Es de chip, le digo (pq obviamente, no lo ha pillado). Me ignora, lo reintenta a su manera. Me callo. Q se joda, la cola d la caja se la va a comer ella al fin y al cabo. Miss simpatía. Tengo q cambiar d super.
10. Llega la hora de poner el PIN, me escondo pq tengo como 7 personas detrás del cogote esperando impacientes por pagar. Lo hago sin equivocarme (es q aguanto muy bien la presión). Y 'bip', 'bip', 'error de conexión'. Joder lo que faltaba.
11. Manolo a caja por favor - dice miss simpatía por megafonía. Todos esperamos. Yo la primera, y mis coleguitas d la cola detrás. Una señora se raja y se pira, no sin antes renegar de q no puede perder tanto tiempo. Me siento culpable, pero q se fastidie, es una jubilada casi octagenaria al menos, así q lo q le sobra es tiempo, no? Ya no me siento tan culpable.
12. Aparece Manolo. Mejor no describirlo exhaustivamente, simplemente de pronto es como ver una escena d peli americana cutre con el encargado d un wallmart de mala muerte a las afueras de un pueblucho d estos en los q pasan cosas raras o la mitad de los habitantes son zombies.
13. Ni Manolo ni leches, q el cacharro no funciona. Y ahora q hacemos? me pregunta miss simpatía. Y yo qué quieres que te diga? le contesto. Es un momento tenso. Me gusta. Tienes otras tarjeta q no sea d chip? dice. (Sí, pienso) No, contesto. Ahiora quiero probar si mi intelocutora es un ser inteligente. Pues puedes ir a sacar dinero del cajero y venir a pagar. Pues va a ser que te dejo la compra aquí. Y me piro. Joder. Q rabia. Ahora voy a tener q dejar pasar un tiempo para volver, supongo. En fin, con mi cabreo por inútiles y poco previsores (solamente tenían 'ese' datáfono), me piro al super q está a 50 metros. Bendita ciudad!
14. Hago mis compras, paso de vuelta por el cajero, saco la pasta, llego a casa (q está limpitaaaaaaaaa) y empiezo a sacar las cosas de las bolsas y a colocarlas cuál tetris nivel avanzado en mi cocinita de la señorita pepis. Ya está.
15. Ains, tengo pispis,... voy al lavabo y,... coño!!! y el papel de wc??? Sudor frío. Menuda ama d casa estoy hecha. Buff, menosmal q tengo cleenex repartidos x toda la casa cuál bombas de profundidad. Joder, esta tarde tendré q volver a salir a comprar. A ver qué me pasa.

En fin, primera mañana de mi penúltimo día de fiesta del año. Todavía me queda un día y medio para seguir metiendo la pata.

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...