lunes, 25 de octubre de 2010

Odiando a SuSan desesperadamente



Vaya, vaya, vaya,… Hace un par de días me enteré de que nada más y nada menos que SU SANtidad, el mísmísimo Papa de Roma viene a la Sagrada Familia de Barcelona. Hurra.
A raíz de semejante notición, y a sabiendas de que la visita del progenitor de todos nosotros, cristianos apostólicos y romanos hasta la médula, no iba a ser como cuando uno va a comprar el pan, me puse a indagar por internet oliéndome que, viviendo por ahí cerca, seguro que me iba a dar por culo dicho acontecimiento (que no el pontífice, porque hace tiempo que cumplí los 12 y se me pasó el arroz).

Total, resumiendo algunos titulares que he leído:
-          LaVanguardia.es: El Papa designará basílica la Sagrada Família en su visita a Barcelona
-          20minutos.es: El Papa ha solicitado que se organice "una visita muy sencilla" para el peregrinaje.
-          CadenaSer.com: La visita del Papa afectará a más de 12.500 vecinos de la Sagrada Família, una cuarta parte de este barrio. En un despliegue excepcional, la Policía cerrará 14 manzanas de l'Eixample.
-          Redescristianas.net: La visita del Papa a Barcelona costará más de medio millón de euros

Y yo me pregunto:
-          ¿Alguien sabe qué diferencia hay entre una basílica y una iglesia? ¿A alguien le importa?¿Es necesario? Digo yo que turistas vamos a tener igual inundando de lunes a domingo el barrio, con sus chanclas de verano con calcetines blancos y sus gorros de mexicano (tipical spanish, deben pensar, incultos).
-          Si el Sr. Ratzinger Z ha solicitado una visita sencilla, ¿porqué no hacen ‘amén’ a eso? No, la tienen que liar parda metiéndolo en el puto centro de Barcelona. ¿No era más fácil llevarlo a Montjuic? Señores, que hay que amortizar la pasta que nos dejamos en infraestructuras para el ’92 y este sería un evento ideal para hacerlo, ineptos.
-          La visita ‘joderá’ - no ‘afectará, digamos las cosas por su nombre -  a 12.500 vecinos. Entre ellos me incluyo, aunque no me ha llegado la carta que se supone que nos tienen que enviar para informarnos de que no vamos a poder sacar el vehículo del parquing y de que vamos a tener que identificarnos para entrar a la zona acordonada y, quizás, de que habrá toque de queda bajo amenaza de muerte por sobredosis de plegarias. La leche. Ya estoy viendo a un montón de fuerzas especiales de élite vaticanas con sus sotanas y birretes púrpuras, rojos o del color que sea cacheando al personal,… Mmmmm, casi me pongo,…
-          Y, encima, ¿todo este tinglado nos va a costar dinero? ¡Esto ya es el colmo! Que utilicen esos euros para arreglar la RENFE de Barcelona, para insonorizar las calzadas de los cruces, para tirar el cable a los que no tenemos y queremos, para hacer más parquings de motos, … vamos para cualquiera de los temas pendientes que tiene esta preciosa ciudad que poco a poco se estan cargando a base de desidia e incongruencias varias.

En fin, que yo y mi indignación, cuál lesbianas súper compenetradas, pareja, de hecho, nos iremos al ‘Queer Kissing Flashmob’ en la plaza de la Catedral para, al menos, molestar. Además, aprovecharemos para participar en un acto en el que sí que creemos, porque es natural. Eso sí, supongo que deberemos ir en transporte público, claro. 


lunes, 11 de octubre de 2010

Gente

Mierda, la ‘pelu’ hace puente, no me lo puedo creer. Quería aprovechar para ir hoy bien prontito ya que tenía vacaciones. Bueno, pues ahora què fem guapa? Pues nada, andemos un poco a ver si encontramos un rinconcito de los nuestros para estar tranquila,…
Bingo, mira esa terraza, la mesa del fondo, en la esquina, resguardada por los cipreses enmacetados y moribundos, perfecto.
-          Por favor, un cortado con la leche fría, gracias.
Y silencio los móviles. Ahora no quiero estar para nadie.
Saco el libro que me estoy leyendo, me traen el café y sigo el ritual de siempre: sacudo el sobrecito del azúcar, miro el contenido por si no me lo tengo que echar entero no vaya a ser que me tome un caramelo en lugar de un café, y luego lo doblo en 5 pliegues y lo dejo entre la taza y el platito.
Abro el libro, página 73, empiezo a leer,… Tras unos minutos absorta en el mundo al que me llevan las hojas, siento los ojos pesados, hoy hace un día ‘blanco’ y no he cogido las gafas de sol, debe ser eso.
Entonces me llama la atención el señor que se ha sentado en la mesa de enfrente. Mayor, con esos pantalones azules y americana marrón, que no pegan ni con cola pero que lo lleva con la elegancia característica de los hombres de su generación. No lleva alianza pero tiene una marca en el dedo, debe ser viudo, pienso. Lo veo de lado, y acaba de sacar uno de esos bolígrafos de oro del año de Maria Castaña para escribir algo en unos papeles que desde aquí no atino a distinguir. Seguro que está apuntándose la próxima visita al médico. Tiene el pelo recién cortado, canoso, está arrugado pero me da que de joven debía ser atractivo. Tiene los ojos azules.
Después de escribir con toda la calma del mundo, coje los papeles, los dobla por la mitad y se los guarda en el bolsillo interior de la americana, ese que va en el pecho. Vaya, eran quinielas, no se puede acertar todo.
Vuelvo a mirar mi libro, quiero seguir leyendo. Pasa un rato y vuelvo a tener la necesidad de levantar la vista del papel. Hay una pareja en la mesa de mi derecha. Llevan desde que he llegado ahí, sin hablarse, sin periódico ni revistas. Qué triste. Qué aburrimiento. Espero no llegar nunca a eso, por favor.
Al fondo veo una señora dando de comer a las palomas. Lleva una bolsita repleta de migajas de pan y las va esparciendo por el suelo con sus manos gastadas y deformadas por la artrosis. Está encorvada, es pequeñita, lleva el pelo corto teñido de blanco-azulado por una peluquera que merecía morir, alpargatas de estar por casa y bata de estampado floral. Vamos un cuadro de mujer, pero me ha caído bien. Le importa un pimiento que la gente la mire, ella quiere dar de comer a los bichos esos y punto. Tiene cara de simpática. Apostaría que ha sido soltera toda la vida, pero no porque no la hayan rondado los hombres, sino porque, simplemente no le ha dado la gana de hacer el papel que en esa época se le suponía al ‘sexo débil’. Bien por ella. Tengo suerte de ser de otra época.
Vaya, si todavía no he probado el cortado. Menos mal que me gusta el café frío. Me enciendo un cigarro.
Oigo una moto. Ruge. Mis ojos se clavan en una Buell que está subiendo por la acera. Mira que bien, va a aparcar aquí mismo, qué bonita. La lleva un señor de mediana edad, de estos grandotes con barriga cervecera. Se baja y se saca el casco. Coño, tiene esa nariz rota típica de los boxeadores. Me fijo. Tiene cara de paleto, tipo Poli Díaz. Lo juro. Es de hombros muy anchos, brazos fuertes. Se sienta a 2 mesas, de espaldas. Es gigante. Pide una cerveza. Mira a la moto y va a coger una caja que había dejado encima del depósito amarrada con la redecilla. "Curso CEAC para Instalador Electricista", leo. Claro que sí, hay que reciclarse. 
Ostia, es tarde, todavía tengo que ir al súper para comprar lo que mañana me llevaré en la fiambrera para mi primera salida organizada en moto –qué ilusión, si no llueve - y tengo que pasar por la ferretería para ver si consigo que el puto desagüe del lavamanos me deje de perder.
-          Perdona, cuánto te debo? – Le pregunto a la camarera aprovechando que recogía la mesa de la pareja inerte que ya se había marchado.
-          Ah, nada, ya está pagado. – Me dice.
-          No, perdona, que no te he pagado aún. – Replico convencida que se ha hecho un lío con tanta mesa.
-          Sí, sí, lo ha pagado el chico de aquella mesa,… – Y me señala hacia el otro rincón, el opuesto al mío.
Miro, pero solo queda la mesa vacía, con una taza de café y un paquete de Camel estrujado. La camarera me hace un gesto de resignación con media sonrisa en la cara. Le correspondo.
Me levanto y comienzo a andar poco a poco, volviendo mentalmente al estado terrenal que requiere mi ciudad mientras pienso: gracias por el café, amigo fumador desconocido.


miércoles, 6 de octubre de 2010

J'adore BCN



¡Qué gran noche! He salido de trabajar bastante puntual, hoy no me apetecía quedarme hasta tarde. Últimamente me cuesta un poco hacer ese sacrificio porque no me siento recompensada. Bueno, ya sé que en mi trabajo todo son etapas, en mi caso, proyectos. Què li farem. Ya vendrán tiempos mejores.
Lo que decía, que al salir del trabajo, me ha dado por alargar un poco la ruta de vuelta a casa (cierto, estoy que no cago con mi moto nueva, pero es lo que hay, además, es mi vicio, así que a disfrutarlo me estoy dedicando). Total, que en lugar de hacer el camino de siempre me ha apetecido pasar por un par de tiendas a mirar unos piercings para ver si me actualizo el mío, que ya toca. Había alguno que no estaba mal, pero no me ha conquistado ninguno, así que he llegado a casa sin autoregalo. Otro día será.
Me he hecho el cafetillo de las tardes y,… me he fumado un cigarrillo (lo sé, no debería, pero creo que voy a tenerlo que dejar con ayuda del médico porque sino, soy débil, muy débil). Luego he pensado: joder, cómo tienes el piso, ya te vale. Y me he puesto de Maruja, a plegar ropa, hacer una lavadora, tender, barrer, lavar los platos, blablabla. Eso sí, amenizándolo con un poquito de música: me he puesto el último de Blind Guardian, para aprovechar y oírlo antes del concierto que tengo de aquí a un mes, claro. Así no iré tan pez.
Al cabo de no mucho rato me he cansado de perder el tiempo y he parado de limpiar. Además he recordado que, por eso mismo estoy pagando a una persona que me ayuda a tener el piso decente una vez a la semana. La mejor inversión de mi vida, me ahorra tiempo y la mala leche de tener que hacer de amita de casa, con lo que me jode.
Pues eso, que sigo al lío. Entonces me he apalancado en el sofá con el portátil, me he dedicado a mirar algún mail, chatear con un par de amigos (uno con un buen día y otro con un mal día -con razón-, pero ya ves lo que cambia un día según quién te lo cuente) y he facebookeado un poco. ¡Craso error! Hay cosas que, o no se deberían publicar, o que no se deberían ver. Miradlo como queráis. Pero jode. Eso me pasa por cotillear. Siempre me repito que no debo hacerlo, pero a veces me domina la Ana Rosa que hay en mí. No tengo remedio.
Abreviando: que me han venido unas ganas inmensas de volver a montar a mi morena y pirarme a dar vueltas sin pensar. Y así lo he hecho: primero hacia el mar, que es lo que me cae más cerca teniendo en cuenta los semáforos y me ayuda a respirar,… Dicho y hecho. ¡Bufff!, ¡qué bien se estaba! Sin gente, sin ruido, sin luces,…
Después de 5 minutos para mí (35 minutos para mi reloj) nos hemos vuelto a poner en marcha mi niña y yo. Ahora toca montaña. Pues venga, una vuelta por el Tibidabo. Joder, otra gran idea: ¡qué bonita es Barcelona de noche!
Entonces ya, para rematar, me ha apetecido hacerme la Gran Vía de cabo a rabo dándole un poquito de caña al asunto,… Y ahí ha venido lo bueno, ¡se me ha picado un Golf Mierda GTIdiota! Él solito, de golpe y porrazo se me ha medido en la salida de un semáforo a la altura de Entença, vaya tela. Pues mira, no me ha dado la gana, chulito de pacotilla. Al igual mi nena se va a dejar por un quinqui sopla gaitas, abraza farolas con coche de patatuning y los coleguitas vacilones jaleando. ¡JA! Total, que me he despedido haciéndole la señal del pajarito cuando me desviaba por Marina y lo dejaba en el semáforo con los amigotes partiéndose de la risa. Jódete, niñato, que no soy una quinceañera con un vespino rosi, tonto del culo. Aprende. Y sin pasar de 6000 rpm, niño, que estoy en rodaje. Ahora tendrás a tus ‘amigos’ metiéndose contigo hasta el infinito y más allá.
Mamba Negra 1 – JonathanNoTeVayasPaLoHondo 0.
Mira el lado positivo gilipollas: me has hecho llegar con media sonrisa a casa, recordando tu cara de incrédulo por el retrovisor. Seguro que es más de lo que conseguirás satisfacer a una mujer en toda tu vida, torpe cholaini pastillero.
En fin, que me hubiera gustado que esta noche fuera de otra forma, quizás más como podrá ser mañana (aunque nunca se sabe), pero a falta de pan, buenas son tortas. 
Cada día me gusta más mi ciudad. Te puede pasar de todo. Como a mí ;)

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...