martes, 19 de abril de 2011

Entre oreja y oreja...

... colleja.

Es lo que me acaba de pasar en el trabajo. Ya ves. Después de tantos años dando guerra al pie del cañón, ahora resulta que por un error (sí, soy humana, qué pasa) casi tengo un 'disgusto profesional'. Traducción: casi veo el martes al sol, vamos. Para flipar.

Y ahora estoy aquí en mi mesa, rebuscando en mi interior para sacar fuerzas de flaqueza tras tamaño sablazo por mi única metedura de pata en los últimos, ¿qué?, ¿5 años?

La vida es injusta, lo sé. Ya me lo demuestra demasiado a menudo la muy cabrona. Pero se ha topado con la horma de su zapato, mira por dónde. A mí no me puede.

Así que nada, yo a lo mío. Tengo 5 minutos para recuperarme y sacar a la perra rodweiller que fui antaño, hace unos meses. Tampoco queda tan lejos aunque parezca una eternidad para una devoradora vital como yo.

Ahora mismo me siento sola. No puedo confiar en mis compañeros y tengo algo que demostrarle a mi jefe. Que puedo superar las horas bajas como nadie. Que sigo siendo la mejor.

Me gustaría poder hablar con mi padre, pero va a ser que no hay 902 al más allá, creo.

Hoy me necesito y no me pienso fallar, sólo quiero un instante, bajar un momento a respirar, hinchar mis pulmones y gritar flojito para mis adentros,...

Total, no es la primera vez que renazco.


Y apuesto a que no será la última.

7 comentarios:

  1. Animos de un compañero de profesión :)

    Kiri

    ResponderEliminar
  2. Nena de sola nada, mucho ánimo y si hace falta gritar en alto se hace, qué coño, las mejores también tienen bajones y fallos, no hay nada que no se pueda solucionar...dale a tu jefe un zas en toda la boca!

    1besazo ;)

    ResponderEliminar
  3. Charlotte, dile a tu jefe que me coma la polla...ah! y a tus compañeros de trabajo malotes que se vayan a tomar por el culo...
    Ánimo!

    ResponderEliminar
  4. Y renacerás una y mil veces más... Y cuantas mas hostias mayor facilidad tendrás para acelerar el proceso de renacimiento... Admítelo, estás condenada a brillar y a que te apaguen una y otra vez.. ¿y qué? Si al final brillarás, jodida, ...al final brillarás.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. A mi me pasó lo mismo una vez (que la cagué) y no pude dormir en una semana. Y al final ¿que pasó? ... NA-DA. Que continúas trabajando lo mejor que puedes por la mierda de sueldo que te dan, y al cabo de un tiempo nadie se acuerda.

    Todo el mundo la caga. Es más, recuerdo una estadística que decía que "lo normal" para un humano medio era cagarla en el 10% de los procedimientos. ¿A que tú no llegas ni por el forro? ... pues QUE LES DEN.

    Un besote guapa

    ResponderEliminar

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...