miércoles, 18 de mayo de 2011

Hoy casi me voy al cuartelillo

Damas, caballeros y resto de especímenes que me lean. Sí, cierto, hoy casi acabo detenida.

¿Any questions?

Nooo, no ha sido por una infracción de tráfico con mi pseudoHacónCallejero.

Nooo, no he atropellado a nadie.

Nooo, no me he puesto en pelotas a bailar al waka-waka en la Sagrada Familia.

¿Lo explico?

Bueno, mejor lo resumo porque sería muy largo desde el principio.

No soy una mujer de puntos medios. Digamos que tiendo a los extremos. Entonces, cuando quiero, quiero mucho, muchísimo,...tanto que me duele el pecho,... pero cuando odio también lo hago sin medida.

Y ese ha sido el problema: que me he cruzado por la calle (malditas casualidades de la vida) con la única persona que ha sido capaz de hacerme sentir odio de verdad en toda mi vida.

Mi ex-cuñada, una chica muy mona, todo hay que decirlo, es una grandísima hija de puta. Tuvo la sangre fría de mantener una relación durante años con mi cuñado, al que no quería y trataba como una mierda. Él enfermó de cáncer muy joven. Un tumor en la pierna que superó pero con garantías médicas de que seguro que había habido metástasis y que le resurgiría por algún lado. Entremedias, ella montó el bodorrio padre. Ya como matrimonio, él volvió a recaer, esta vez en tejido blando del pulmón (o sea chungo, que ya tenía yo experiencia muy cercana en estas cosas del horóscopo maldito). Fue a los mejores médicos. Le tocó una quimio muy agresiva (perdona bonita pero es lo que hay si quieres vivir). Pues venga, como que ella y su família tenían unos amigos de confianza (que dicho sea de paso se forraron con nosotros), le hicieron dejar el tratamiento médico convencional (y que a veces funciona y todo) para irse a las medicinas alternativas (o sea, hiervajos machacados en cómodos comprimidos y pulsos eléctricos de estos de los fisios para curar tobillos y poner tableta de chocolate) que fijo le curaban un cáncer agresivo de la ostia en un santiamén y sin sufrir. Claro, si eso lo sabemos todos, joder, oncólogos al paro, coño, que no servís para nada. 6 meses nos dijo el médico cuando dejó el tratamiento. Y seis meses duró el pobre chaval. Tiempo en el que ella le quitó la morfina (porque decía que lo veía mucho mejor y que el dolor se le iba con paracetamol, flipa), le quitó el oxígeno (porque decía que respiraba mejor y no  le hacía falta ir con aquella botella taaaaan fea por la vida), le quitó a la família (porque no nos dejaba ir a verle a su casa e incluso a su propia madre le impuso visitas de media horita cada semana) y, finalmente, le quitó la vida, dejando que un hombre que no se merecía se pudriera por dentro hasta su último aliento con 31 años.

Bien, pues a esta zorra me la he cruzado yo hoy por la calle. Y claro, yo juré una vez, sobre la tumba de mi cuñado que si la volvía a ver la mataba.

Y no he podido controlarme.

Es la primera vez en la vida que pierdo los estribos de esa manera.

Se me ha ido la olla por completo.

Y han llamado a la policía.

Y, en un tiempo que no sé calcular porque la ire me cegaba, dos fantásticos coches de los mossos se han plantado a mi vera. Con lucecitas y sirenas, oye, el kit completo. Qué alegría, tanto tío guapo vestido de uniforme solo para mí.

Total, que cuando me he calmado un poco, les he hecho un resumen del tema,... Y como que la gilipollas esa y su família no han querido denunciarme (al igual iban a tener huevos de hacerlo siendo culpables, panda de cobardes) pues me han acompañado amablemente a casita.

- Oye, Charlotte, que no te vuelva a pasar, tía, si te la encuentras otras vez ignórala. Estas cosas no valen la pena. No me gustaría tener que detenerte por hacer algo así aunque tengas razón,... - me ha dicho el mosso que me ha escoltado hasta la puerta mientras me daba su tarjeta (es lo que tiene haberme tirado casi 1 hora hablando con ellos).

En fin, al menos te he partido la boca y la nariz, desgraciada de mierda. Que te lo cure ahora tu omeópata, pedazo de idiota. A ver si con esa cara te vuelve a querer alguien como mi cuñado lo hizo, so mamona. Espero verte desfigurada en los programas de la tele. Sufre cabrona. Sufre toda tu vida, y que sea larga, muy larga. Y que yo lo vea. Y luego, nos vemos en el infierno, que todavía hemos de ajustar cuentas, bonita. No he acabado contigo.

En fin, que desde el entierro de mi cuñado miro las esquelas de los periódicos a ver si veo el nombre de alguien de la família de su mujer. Quiero ir al sepelio y verlos muertos a todos. Asesinos.

Y nada, aquí estoy tajándome sola en casa y vomitando toda esta mierda.

A veces me gustaría borrar cosas de mi cabeza y de mi corazón.

Pero no puedo.

...

¡Riiiiiiiiiiiiiing! ¡Riiiiiiiiiiiiiiiiiiing! Joder, ¡puto despertador!

Qué mal me sientan las siestas.

8 comentarios:

  1. me ha descolocado lo del despertador, es un sueño o real??

    ResponderEliminar
  2. Después es Mr. Mierdas el que escribe con las tripas...ole, ole y ole!
    La próxima vez, puñetazo a la altura del bazo, duele y hay posibilidad de que se desangre lentamente como una perra...será hija de puta!

    ResponderEliminar
  3. A mi también me has dejado con la duda de saber si se trata solo de un sueño...

    de cualquier manera, yo no apuesto nunca por la violencia física, ese autocontrol niña! una mirada puede decir tanto como una ostia (aunque la ostia sea mas gratificante)

    ResponderEliminar
  4. Que sí Charlotte, que sí, que hay que soltarse a veces. Total si los señores de uniforme lo creen oportuno te detendrán, peeeeero ese placer de romperle los morros a una grandísima cabrona, no te lo quita nadie.

    Te digo en primera persona que cuando tienes un cáncer, y encima eres joven, todo el mundo se cree que puede opinar: yo haría..., total solo es el pelo lo que se te ha caído... Llevé peor las opiniones y las injerencias de los flower power que me aconsejaban hierbas, que el cáncer en si. MÁTALAAAAAAAA!!!!! y me harás feliz a mi también.

    ResponderEliminar
  5. Ni creo que debas borrarlo, ni olvidarlo. Otra cosa es que eso sea un condicionante de mala leche eterno en tu vida.
    A mi me encantaría ser así y encontrarme a alguna indeseable y partirle la cara, pero termino más con neko, será que soy más tranquilo. Pero el gustazo de usar bien un palo de beisbol en la cara... ummmhhh.

    ResponderEliminar
  6. Pues verás. Yo tengo una de estas en mi propia casa: ella cree en las hierbas, aunque se guardó muy mucho de opinar cuando una hermana mía tuvo un cáncer de mama. Lo que sí nos dijo es que, en caso de que ELLA tuviera cáncer, iba a tirar por esa vía. Mira, cada uno con su cuerpo que haga lo que quiera, pero HAY QUE RESPETAR la vida de los demás.

    Así que Charlotte querida, APLAUDO tu decisión -real o ficticia- de partirle los morros a esa zorra.

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
  7. Queridos lectores y lectoras,... solo fue un sueño. Muy real, pero oníricamente hablando.

    Por suerte (creo) nunca me la he vuelto a cruzar por la calle, y espero no hacerlo,... porque la mato de verdad y me quedo tan ancha.

    Es que ayer tuve una mala tarde y me dió por rememorar malos momentos mientras me quedaba medio roque en el sofá.

    Suerte que sonó el despertador par hacerme la cena, que sino, fijo que me da por matar a Bin Laden otra vez, o a la Esteban o vete tú a saber ;)

    ResponderEliminar
  8. Charlotte, yo aplaudo tu acción!!!. fiona, ¿Ves como a veces soltar un par de hostias a los cobardes (que no se atreven ni a denunciar) es justo y necesario?, well done, my friend.

    ResponderEliminar

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...