lunes, 14 de noviembre de 2011

Charlotte Arguiñano

Ya me vale. No se me ocurre otra cosa para relajarme que ponerme a cocinar. Será que no tenía mejores ideas...

Acabo de liar un pollo tal en mi cocina - la del ala oeste - de la mansión de Pin & Pon en la que habito a ratos, que como no me salga bien la receta de mi abuela, se va a ir la olla, las patatas y la vitro todo junto al ala este de un soplido.

Y encima me he vuelto a pasar con las medidas. Parece mentira que viva sola hace años.

Un desastre.

Me veo pidiendo pizza.

7 comentarios:

  1. Joé, iba a decir lo mismo que Fiona... invítanos a cenar!! :)

    ResponderEliminar
  2. que no, que la cocina es solo paciencia...

    ResponderEliminar
  3. Pues es cierto: cocinar relaja mucho. No es por nada, pero entre mis innumerables virtudes, está la de ser un cocinillas de puta madre.

    Estoy a tu disposición si quieres que te pase alguna receta (pregúntale a Fi)

    Besitos, monada.

    ResponderEliminar
  4. Oju Charlotte, déjate de pegos. Pide pizza directamente.

    ResponderEliminar
  5. Fiona, CMQ,... pues hice comida para un regimiento, así que si os queréis pasar, todavía queda. Y salió rico, rico.

    Juana, ni que lo jures, oye, que me tiré como 2h en la cocina a lo tonto a lo tonto.

    Tripi, ya sé como se hace un bocadillo :P

    May, me alegro!

    Bubo, qué va! al final me quedó buenísimo. Aunque solo lo pueda decir yo.

    ResponderEliminar

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...