jueves, 24 de noviembre de 2011

Gracias por el café

08:51 hora zulú

Llego a los headquarters. Me saco el equipo de la moto, conecto el portátil a la dock, blablabla.

Mi estómago y mi cabeza todavía adormilada me piden un café. Les hago caso, cojo el bolso, la pashmina (toma palabrota que me sé) y bajo a la calle.

Camino mientras me enciendo un cigarro hacia el bar de todas las mañanas. Lo lleva Chu, con la ayuda de su mujer. Son una pareja china. Muy majetes. Me hablan en catalán (bueno, lo intentan, cosa que les honra) y me hacen 'precio amigo' en todo. Incluso me ponen galletitas acompañando al cortado.

Me siento en la terraza. No hace frío, se está bien fuera.

Cojo el periódico mientras espero mi café sin pedirlo. Chu sabe lo que me gusta tomar según la hora del día y ya no tengo ni que pedírselo. Mola.

Mi oriental amigo me trae el cortado con la leche fría, el azúcar y la galletita. Genial.

Absorta en la lectura de las noticias no me entero de que un hombre está justo delante de mi mesa y me está hablando.

- Perdona, perdona,... - insiste incrementando el tono de voz.
- Sí, sí, puedes cogerla - contesto creyendo que se quería llevar una de las sillas.
- No es eso, te quería preguntar si te importa que me siente aquí con mi periódico y el café - me aclara, clarísimamente.
- Ah, bueno, no, no, siéntate,... - miento descaradamente por esta boquita que DioR me ha dado.

¡Y se sienta! (claro, tonta, haber elegido muerte, pienso)

No. No hemos hablado en ningún momento. Sí que me ha observado - el rabillo del ojo femenino lo ve todo - pero no me ha molestado; cosa que es de agradecer.

Bueno, me ha ofrecido fuego para mi segundo cigarro. Y ya. 

Correcto, correcto.

Al cabo de unos minutos, se ha levantado, ha entrado dentro a pagar y, al salir, se ha acercado a mi mesa y me ha dicho mientras se iba despacio: disculpa preciosa, me he permitido el lujo de pagarte el café, por las molestias de ocupar tu mesa.

Y me ha dejado con la boca abierta, sin contestar. Así que: apreciado y educado desconocido, gracias por el café,... y lo de 'preciosa', claro

Estas cosas le alegran a una la mañana, oye. 




6 comentarios:

  1. Yo como no salgo a tomar café ni a desayunar, sino que me lo tomo sentada delante de mi ordenador...pues me pierdo esos pequeños placeres...jajajaj. Tú y los cafés tenéis rollo eh? ;)

    1besico!

    ResponderEliminar
  2. ¿Pero qué les das, mujera, que tol mundo te paga de tóooo?

    Porcier, el individuo qué tal era?
    A ver si va a haber tema ...

    ResponderEliminar
  3. Tercera vez que intento comentarte la entrada, a ver si ahora me dejan.

    ¡Mierda! ¡Lo he olvidado!



    Ah si, tenía que ver con lo de tus cafés. ¿Que pasa? Esta entrada es repetida. A ti te pagan los cafés todos los catalanes. ¿Pero no dicen que son la hostia de agarrados? Si yo para que me inviten a una cerveza en el curro tengo que pintarles un piso lo menos.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustao.
    En un mundo en el que todos queremos estar solos sin que nos molesten en ese momento "cafetero" me ha encantado ese momento ´abordamiento´ que describes.

    O el colega es un flower-power, o lo intentó con tanta caballerosidad y discreción...que si no le ha salido, no le ha salido.

    (Pensamiento mental: Te aseguro que ese tío fornicará cualquier día de estos gracias a un café).
    :)

    ResponderEliminar
  5. Fiona, pues no sabes lo que te pierdes, mujer. Sal a tomar café sola algún día, quizás te lleves alguna agradable sorpresa ;)

    Salamandra, pues ni idea, porque llevaba mi cara de NoMeToquesLosOvariosQueMeConozco. Y el tío, no sé, no me fijé apenas. .Un tío normal, vestido de pingüino. Quizás interesante, pero es que me pasa como con los chinos, que los veo a todos iguales. Debe ser la costumbre de trabajar con ellos.

    Bubo, ¿pero qué te pasa a tí con los comentarios? Nadie más se me ha quejado...

    Lo de que los catalanes somos de la Virgen del Puño es un topicazo. Pero lo sabe muy poca gente. En fin, algo malo teníamos que tener ;)

    Fiebre, tienes razón, pero espero que busque fornicio a otras horas más propicias para estos temas...

    ResponderEliminar
  6. No si el problema no lo tengo con los comentarios o el programa. El problema lo tenía con que lo leí en el curro y cada vez que intentaba comentarte algo llegaban tropecientas mil personas y no había manera.

    ResponderEliminar

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...