martes, 21 de febrero de 2012

Pensando en voz alta

Creo que estoy pasando la crisis de los 40 con un poco de adelanto. Supongo que deben ser las circunstancias que me rodean las que me hacen sentir así. Mi situación personal, mi edad, mi entorno. Todo.

La cuestión es que no sé qué hacer con mi vida, tengo la sensación de estar en el ecuador de la misma (con suerte) y no me gusta nada la idea de que los siguientes 'taytantos' años sean más de lo mismo.

A principios de año me plantee pequeños cambios personales, y algunos los he hecho, pero no es suficiente. Me sigue faltando algo, o sobrando algo o no sé muy bien. Pero algo falla. Quizás sea yo. Quizás todo lo demás.

Entonces, cuando ya han pasado un par de meses y te das cuenta de que sigues igual o peor, y encima te han ocurrido cosas a nivel personal y laboral que no han contribuido precisamente a mejorar tu situación, te planteas muy seriamente hacer un reset completo del sistema.

Pues en ese punto estoy yo ahora.

Ya no me parece suficiente cambiar algo, quiero cambiarlo todo. Empezar de nuevo. Cambiar de profesión. Hacer algo que me haga sentir bien cada mañana. Recuperar la ilusión que no tengo.

Pero reconozco que me está costando lanzarme a la piscina. 

Mi mente analítica me ha hecho informarme de cosas que hacer en otros lugares/países. He mirado trabajos, voluntariados y todo lo que se me ha ocurrido. Incluso he hecho mis cálculos económicos.

También me he parado a ser honesta conmigo misma y creo que tengo madera para adaptarme a casi cualquier circunstancia. Soy fuerte. O eso creo, aunque tenga mis momentos, al final lo aguanto todo.

Conclusión: sí, puedo hacerlo.

Entonces... ¿Qué me lo impide?

Respuesta abreviada: mis propios miedos.

Extensión a la respuesta abreviada: dejar atrás a mi familia, mis amigos,...en definitiva, toda mi vida.

Contradictorio, ¿eh?

Lo sé, lo sé, pero no puede ser tan difícil.

Estoy en ello. Lo conseguiré, sí, sí. Horizonte 2012.


Espero que no se acabe el mundo.

Sería el colmo.


16 comentarios:

  1. Vaya, estamos todas en ello... No es la edad Charlotte. Siempre hay tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Charlie, cuando quieras debatimos de lo humano y lo divino delante de unas birras ... porque creo que estamos todas igual.

    No tienes prisa. Piensa bien donde poner el pie antes de echarte a correr. Y tranquila. Al final, llega un día que lo ves claro ...

    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Buenas! Llevo unos días siguiéndote, pero esta es la primera vez que te escribo (de muchas que vendrán, seguro:))
    Me he sentido bastante identificada con esta entrada, creo que esta especie de desamparo que todos sentimos a veces, no es cosa de la edad… son más bien las circunstancias que ahora nos rodean, a mi parecer, bastante contraproducentes para con esta forma de ser tan inquieta que el ser humano tiene desde siempre. No estamos preparados para vivir sin conocer el suelo que pisamos, y tal y como está el mundo, el desconcierto respecto a nuestro devenir es inevitable.
    Veo que has puesto una canción que, aunque bonita (cómo no si es de los grandes U2!), peca de desesperanzadora. Espero que me permitas que te recomiende una canción. No sé si conoces a los Eels, es mi grupo-cantante favorito. Cuando siento ese desconcierto vital del que hablas en esta entrada, me pongo esta canción, y me ayuda a sosegar ese sentimiento de intranquilidad. A veces es bueno recordar que lo importante de esta vida, lo verdaderamente importante, siempre ¡siempre!, estemos donde estemos, trabajemos donde trabajemos y seamos de la forma que seamos, está a nuestro alcance. La dicha, como las cosas grandes de la vida, siempre está en las cosas sencillas, física cuántica incluída… :)
    Esta es la canción, te paso un video que también incluye la letra. http://youtu.be/LVZ87aJiytk
    Me gusta tu blog, me pasaré por aquí a menudo... enhorabuena por él!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bienvenida Annie Haal ;)

      Me alegro de que te guste lo que lees por aquí, aunque a veces se me vaya un poco la cabeza, ya te habrás dado cuenta, jeje

      Sé que he de buscar satisfacción en las cosas sencillas, pero últimamente hasta esas cosas se me quedan cortas, no sé. Ya veré lo que puedo cambiar y lo que me atrevo a cambiar. Pero me apetece dar un giro sin marearme a poder ser.

      Mmm, he escuchado tu canción,...pero no me acaba de llegar. ¡Para gustos los colores!

      Pásate cuando quieras, como en tu casa, oye.

      Nos leemos.

      Eliminar
  4. Kitty, ¿siempre hay tiempo? ¿estás segura? Yo creo que no, que hay trenes que no vuelven a pasar...

    Salamandra, pues ya tardamos en hacer esas birras, porque necesito verlo claro a la de ya. No puedo estar empanándome eternamente dejando la vida pasar...

    ResponderEliminar
  5. Bueno Charlotte y si se acaba el mundo y no lo has intentado. Verás que yo soy el primero que no muevo un dedo hasta que voy a quemarme, tonterías las precisas, pero hay cosas que se quedan en el tintero y joden mucho. Lo que pasa es que... nos gusta tanto tener a la gente de costumbre cerca, y poder comprarnos ese capricho cuando nos place y... tantas cosas que... ¿quien es el guapo que lo deja todo sin saber?
    P.D. Ultimamente me teneis contento con el verificador de palabros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy la guapa. Me pone la incertidumbre sobre todas las cosas

      Eliminar
    2. Pues a mí me gustaría ser tan guapa como kitty. A ver si lo consigo.

      PD: y cómo demonios lo quito?

      Eliminar
  6. No, no es fácil. Hay que recurrir a las soluciones clásicas y obvias para averigüarlo. Hasta para eso hay que ser aburrido. Poner en la balanza los pros y los cons y ver qué pesa más. Llevo 10 años trabajando en una oficina 6 horas al día y tocándome los huevos las 2 restantes. Como casi todos. Todos los días son iguales. Cambian los comentarios y entradas de los blogs y poco más. Recibo mi paga mensual puntualmente. Y cuando me piro a las 17.30.., ahí es cuando ya depende de mí el ser más o menos feliz. En esas horas son en las que yo me concentro. Y busco entre mi mujer, mis padres, mis amigos, mi familia, la gente que me cae bien, entre los bares, el gimnasio, la bicicleta, las terrazas, el cine, el teatro, los conciertos, las obras del tranvía y la puta madre que parió a todos los bastardos de este planeta (porque una dosis de mala hostia también viene bien). Busco e intento encontrar la felicidad. A la mañana siguiente me levanto a las 07.30 y cuando voy conduciendo por la autopista me pregunto "cuántos comenarios tendré hoy en el blog?"... Y tiro palante.
    Ya ves lo que le pasó a mi balanza y a tantos sueños y proyectos que se fueron con mi gomina, mi tupé y mis botas de rockeros.
    Luego voy a ver a mis viejos amigos hosteleros, los que siguen de encargados guaperas de bares de moda, los que se ponen hasta las trancas de follar cada finde con rubias cañón. Y hablo con ellos y me dicen "joder, qué suerte tienes macho, con tu currito bienpagao de 8 a 17 y tu mujercita en casa, en el sofá, los domingos por la tarde...".
    Y esa es mi vida. Por si te sirve para algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mr. Lombreeze, agradezco tu sinceridad y, en cierta manera te entiendo, pero mi vida es distinta. Yo no tengo a nadie que me espere en casa. Ni pareja, ni hijos, ni nada. Por no tener, ya no tengo ni el bonsái, que se murió (o lo maté a nicotina más bien). Una vez tuve una vida así, más parecida a la tuya y sí, mis motivaciones eran esas pequeñas cosas. Pero ahora ya hace tiempo que no encuentro nada que me llene aunque sigo conociendo gente, saliendo, apuntándome a todas las actividades que puedo y demás. No es suficiente. Por eso supongo que me estoy planteando cambiarlo todo. Quizás viviendo de otra forma, en otro lugar, con otra gente consiga sentirme a gusto...

      Eliminar
  7. No es cuestión de valentía, el cementerio está lleno de valientes, se trata de no engañarte, se ser sincero con uno mismo, y eso es todo lo que te puedo decir, a mis 40 recién cumplidos cada día me doy cuenta que apenas hay certezas en mi vida, se que no es mucho lo que digo, pero espero te sirva para algo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pues nena, si lo único que te impide dar el paso es el miedo...a tomar por culo el miedo! Prueba, que siempre podrás volver si te das cuenta de que eso no es lo que quieres y tu gente seguirá aquí. Mejor equivocarse por intentarlo que lamentarse por no haberlo hecho. O te quieres venir conmigo a Pekín Express?? jajaja

    1besico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaj, pues mira que voy mirando de vez en cuando a ver si sale el casting...todos los años digo que voy, pero luego o se me pasa o me da acojone...sería un descojone!

      Eliminar
    2. juas, yo rellené (no te lo vas a creer pero es cierto) la solicitud para el último 'desafío extremo' del Calleja... pero nunca me llamaron :( ellos se lo pierden, con el juego que daría una tipa como yo!

      Eliminar

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...