miércoles, 15 de febrero de 2012

Sinfonía de cama en amor menor


- Anda, toma este pañuelo y véndame los ojos... - sugiere ella con voz suave pero firme.

- Sí así lo deseas,... me apetece - obedece él invadido por el morbo que la situación le provoca. 

Le venda los ojos con un pañuelo negro que ha ido doblando, casi ceremonialmente, mientras se relame imaginándola a su merced. Equivocadamente indefensa. 

Pasan unos minutos eternos para él, dominado por el martirio de la impaciencia, mientras ella apenas dice nada y tansolo emite leves jadeos de placer acompañando a las caricias que le regala su obediente amante de esta noche.

Hasta que él le pide, casi suplicando de inquietud:
- Venga, quítate ya el pañuelo, quiero besarte mirándote a los ojos...

Y ella, serenando su excitación por un instante, le pregunta:
- ¿Para qué? Así puedo seguir imaginando que eres quién yo quiera...



5 comentarios:

  1. Es el momento de que él también cierre los ojos..

    ResponderEliminar
  2. Que cabrona la tía, ¿eh?

    A mí me suelta eso y le meto una patada en el coño.

    Besitos, monada.

    ResponderEliminar
  3. ZAS, en toda la boca! Aunque no hace falta cerrar los ojos para que la imaginación vuele.

    1besico!

    ResponderEliminar
  4. No hay nada como la sinceridad para devolverte a la realidad. Es la mejor manera de ser consciente de lo que hay y aprovechar lo que tienes o se te ofrece. Ahora el colega ya sabe que va a echar un polvo en vez de hacer el amor. Y a veces es más gratificante.

    ResponderEliminar
  5. Bigmouth, me gusta tu final alternativo ;)

    Tripi, es que zorras hay muchas.

    Fiona, tienes toda la razón, nena, yo también sueño con los ojos abiertos.

    Bubo, me has leído a la perfección.

    ResponderEliminar

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...