martes, 27 de marzo de 2012

No pienso, luego no existo

Pues eso, que hoy estaba yo teniendo un día de estos que 'ni fú ni fa'... y se me ha torcido bastante, mira tú por dónde.

Todo por culpa de mi cabeza. Demasiado amueblada, diría yo. Le sobran cosas. Corrijo: me sobran a mí.

Así que tengo dos opciones:

a) cortar por el cuello y tirarla a la basura

b) desenchufarla



Opto por la B. No sea que mañana me dé por quererla seguir teniendo encima de los hombros ni que sea para peinarme.

Disconnecting...

4 comentarios:

  1. Lo del enchufe esta muy bien. Una salida oportuna para aprovechar la calle y olvidarte de tres o cuatro cosas moletas. ¡Y mañana será otro día!

    ResponderEliminar
  2. donde venden esos enchufes??? me voy a comprar un par de ellos!

    ResponderEliminar
  3. Lo del enchufe me gustaría a mí pero para desenchufar a algún cansino, qué gusto! jajaja

    1besico!

    ResponderEliminar
  4. Venga, ¡pues enchufes para todos!

    Algo fácil, cómodo, rápido, indoloro.

    ResponderEliminar

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...