viernes, 25 de mayo de 2012

Una patinada de las mías

Entre ayer y hoy me ha liado una amiga para volver a Berlín (es que tengo una cita pendiente con esa ciudad desde que fuí la última vez y me supo a poco). Sí, así, tal cual. Bueno, exactamente ya no sé quién lía a quién, pero el caso es que ya tengo el billete. Por 73 euros era pecado no comprarlo. Amén.

Total, que luego he pensado: ¡coño! ¡que tengo que cambiar un día de vacaciones! (ya ves, las cosas me gusta hacerlas en orden... inverso)

Y nada, le escribo un mail a mi jefe, cambiando uno de los días que ya me había pedido por el que necesito para estarme 5 fantásticos días haciendo el cafre por la capital alemana, otra vez.

Al rato, me llama, descuelgo y me suelta en tono paternalista: Oye Charlotte, que yo no te veo tan mal, de verdad...

(¿Ein? ¿Y éste ahora que se ha fumao?)

Se ríe a carcajada limpia al otro lado del teléfono y continúa: ...anda, mírate el correo de las vacaciones que me acabas de enviar, y verás porqué te lo digo.

En fin, que abro el mail y leo:

"... necesitaría cambiar un día de los que te pedí para ir de vieja a Berlín ..."

X_D

(Típica patinada de las mías... ¡ja!)

1 comentario:

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...