miércoles, 20 de junio de 2012

Irreflexionando

No puedo esconder que llevo una temporada un tanto rara. Escribo menos que antes, lo que escribo incluso puede parecer poco entendible y me cuesta encontrar el momento de pararme a pensar en lo que quiero compartir o no en este chiringuito virtual que me monté hace ya un tiempo.

La verdad es que es saturación de todo. El trabajo (cómo no), temas personales y demás historias hacen que esté todo el santo día dándole a la cabeza, pero me cueste plasmar todo ello en palabras. Tengo ideas desordenadas, pensamientos descartados, verdades no afrontadas, mentiras autoescondidas. En fin, un poco de todo y un mucho de nada.

Total, que desde ayer tengo una canción en mi cabeza de la que no me despego:


Y lo que me hace canturrearla constantemente en mis sienes es esta parte:

Who do you need?
Who do you love?
When you come undone...

(A quién necesitas? A quién quieres? Cuándo estás hundido...)

Ese es mi problema. Por mi trabajo, estoy muy acostumbrada a tomar decisiones, y no todas son buenas ni acertadas, ni tampoco agradables incluso, pero alguien debe tomarlas y lo hago. Conscientemente, evaluando pros y contras con la información de que dispongo. Vamos, lo normal del manual de teoría de juegos y toma de decisiones de la universidad. Y no me cuesta asumir las consecuencias, buenas o malas. Es lo que hay y yo entro en el juego sabiendo las normas.

Bien, pues en mi vida, siempre he intentado hacer lo mismo, pero no me funciona siempre. Esta última temporada, he tomado algunas decisiones tremendamente racionales, incluso a disgusto, pero tenía que hacerlo. Y a lo hecho, pecho, de acuerdo. Pero también he vivido otros momentos no tan cerebrales y mucho más viscerales en los que mi primer instinto no era el que mi cabeza hubiera decidido. Y algunas decisiones no las he tomado yo, sino que se han tomado solas.

Y eso me hace pensar en lo gilipollas que somos complicándolo todo, en lugar de bailar al son de lo que nos toca por naturaleza. No sé a quién pretendemos engañar. Si eres una persona a la que le toca tropezarse con la misma piedra una y otra vez, lo acabarás haciendo, porque es tu naturaleza. Quizás lo evites en alguna ocasión, probablemente aprendas de tus experiencias vividas, pero, tarde o temprano, un día, bajarás la guardia y ¡zas! otra vez igual.

Pues me pregunto cuáles de las decisiones tomadas a conciencia contradirían a mis primeros impulsos y, es curioso, pero creo que muchas de ellas.

No, no, no lo veo un drama tampoco, pero se me hace curioso tenerme que reconocer a mí misma, estas alturas de la vida, este tipo de cosas. Se supone que me conozco y aún con todo, todavía me sorprendo cuando me autosincero.

Vale, no soy ninguna filósofa -ni lo pretendo- pero me gusta pensar, reflexionar, darle vueltas a las cosas para llegar a este tipo de conclusiones y tener la oportunidad de hacer algo al respecto o no, según esté satisfecha con los resultados.

Y en este caso no lo estoy. Demasiadas comeduras de cabeza para que luego las cosas pasen 'porque sí'.

En resumen: a vivir que son dos días y uno fijo que llueve. Bueno, si no se te va la cabeza antes y acabas en el pabellón de neurología de cualquier hospital con conexiones efímeras con la realidad. Eso sí sería una drama para mí. Lo demás, bah, paparruchas.

viernes, 15 de junio de 2012

No he podido evitarlo

Reunión de crisis en las oficinas de un proveedor. Mucha tensión. Y observo que, en la pared de enfrente mío, hay colgado el típico poster 'motivaEquipos':

Watch your thoughts; they become words.
Watch your words; they become actions.
Watch your actions; they become habits.
Watch your habits; they become character.
Watch your character; it becomes your destiny.
                                                     Frank Outlaw

(Ojo a la firma del señor 'fuera de la ley'. )

Fíate tú de lo que te diga un tipo con ese nombre - no he podido evitar pensar.

No me extraña que tengamos problemas con esta empresa - no he podido evitar pensar.

Acabaremos saliendo en los periódicos, ya verás - no he podido evitar pensar.

Y mis pensamientos se han convertido en palabras.
Y las palabras se han convertido en acciones.
Y las acciones suponen más trabajo.
Y más estrés.

Resumiendo: a veces, calladita estoy más mona.

martes, 12 de junio de 2012

Momento 'tocahuevos'

Mira, pues voy a escribir todo lo que se me ocurra para molestaros visualmente:

Pozi, oy a sido un dia de mierda.
Sips.
¡NO ME PAGAN LO SUFICIENTE COMO PARA AGUANTAR GRITOS!
Estoy harta no, lo siguiente.
¡¡¡WTF!!!
A ver si la cosa mejora.
Pq ya no lo sprto +.
Nops.
Vivir asíN es muy cansino.
Me gustaría hacer un from lost to the river.
Yatomarpolsacocontodo.
O_o

Ale, ya está. Otro día, más. Y si puedo, peor. Vale, ya me lo digo yo: súper-post. Para decir esto mejor me tenía que haber callado, peeeeero, no me da la gana. Aquí tecleo yo, sin ninguna razón. Me da igual. Ea.

Teta, culo, pedo, pis.

Creo que también necesito un rescate.

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...