martes, 9 de octubre de 2012

La bibliotecaria de Auschwitz

Hay cosas que aún me estremecen, como ésta. Y es que, desde que me lo he leído, no me quito de la cabeza la última frase:

¿Qué ha entendido de la vida?Que es un buen asunto que tenga un final.


Como los 8 libros prohibidos que Dita custodió rodeada de muerte. Como los anuncios que te fastidian el peliculón del sábado noche. Como cualquier dictadura. Como las historias de amor. Como una buena canción. Como los malos momentos. Y como los buenos. Como tú y como yo. Como este post.

Todo se acaba.


4 comentarios:

  1. Yo también lo leí ayer y me quedé como tú...

    Todo se acaba, pero no siempre es un buen asunto.

    1besico!

    ResponderEliminar
  2. Jajjjjaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡

    Es que os lo tomáis todo en serio, ostiaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡

    Mira, monada, si la vida te la cojes (¿o es con g, coges?) más a ligera, no piensas tanto y defraudas todo lo que puedas a hacienda...

    Jaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡

    Yatá. Yatáaaaaaaaaaaaa.

    Verás.

    Una vez, hace como diez o doce años, me follé a una inglesa. Bien follada, sí, sí.

    Me perseguía cada día...

    Oh, darling...

    Bueno, pues un día me la llevé a comer un helado.

    Simple, ¿eh?

    Helado.

    Icecream.

    Y le dije.

    "I'm not frost"

    JAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA¡¡¡¡¡

    Y luego le saqué la polla...

    ¿STRAWBERRY OR CHERRY ALONE?

    jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡

    Y se fue.

    Adeu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tripi: puto comentario de fumao que hiciste ayer. ¿Quién coño te vende esa hierba, tío?

      Eliminar
  3. Y yo que creía que estaba de psiquiátrico... Vaya tela Tripi! Lo tuyo ya no es de fumar, es de nacimiento, no tiene remedio.

    ResponderEliminar

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...