martes, 15 de enero de 2013

Te necesito

Hola papá, ya sé que es absurdo escribirle a un muerto, pero tengo que hablar contigo.
 
Hace tiempo que no te digo nada, aunque pienso mucho en ti, sobretodo los días de sol, en los que imagino lo bien que estaríamos tomando un café en alguna terraza hablando de nuestras cosas. Hablar. Qué difícil es cuando no te entienden.
 
Pues bien, ya me puedes ir pidiendo un cortado por donde estés si es que estás en alguna dimensión paralela o algo, porque tengo mucho desorden en la cabeza y me tienes que echar una mano para resolverlo.
 
Con la leche fría, acuérdate. Y tú, cárgate el carajillo, que tenemos para un rato.
 
Te cuento: desde que te fuiste (de parranda, que a mí no me engañas, dale recuerdos a Elvis) mi vida ha cambiado bastante. Tengo un pisito de pin&pon muy cerca de donde vivíamos. Vamos, que más cerca viviría encima, casi. Bueno, y ya no estoy con aquél Peter Pan (no te rías, coño, que me dolió lo suyo). También he cambiado de empresa. No de profesión, lo sé, cagada, pero qué le voy a hacer.
 
Pues bien, una vez resumidos los últimos 10 años de mi vida (sí, diez), no hay más que contar. Te podría explicar cómo acaba Harry Potter (cuando la acabe yo, claro, que son la tira de pelis), algún que otro lío político del que podríamos debatir o los nuevos avances tecnológicos y cachibaches varios que se supone que te hacen la vida más fácil cuando es al revés, pero el problema es que no tengo nada que decirte en realidad.
 
Los últimos años de mi vida 'se me han pasado'. Ya, no me he dado cuenta, lo sé, parezco idiota, no me lo recuerdes más. En teoría me parezco a tí, ¿no? Pues toma, jodete.
 
Eso. Que no sé muy bien a dónde voy y el tiempo pasa demasiado rápido. Siento que lo estoy desperdiciando y no sé muy bien cómo remediarlo. Ah, ostras, no te he contado... ¡¡¡ que llevo una Ducatiiiiiiiiiiiii !!! ja ja ja, no te cabrees, que casi te oigo gritar desde aquí. Lo siento, no pude evitarlo, necesitaba emociones fuertes, ya me conoces. Pero no te preocupes, sigo siendo responsable, como siempre. Quizás más.
 
Ahora que pienso, tampoco te he contado mis viajecillos veraniegos...bien, bien, han estado muy bien: Lisboa, Menorca, Irlanda, Eslovenia, Croacia, Israel, Nueva York, Vietnam, Camboya, Costa Rica, Panamá, Estonia, Letonia, Lituania, Berlin, Praga y Japón. Buf, sigo teniendo mala memoria, pero creo que no me dejo ninguno importante desde que ya no estás. ¿Mola eh? Ya estoy deseando volverme a ir a algún sitio con una mochila y sin planes. Necesito una aventurilla. Buah, lo que te hubieras reído con las anécdotas a la vuelta, te lo juro. Hostia, qué bueno, ¿sabes? siempre llevo algo tuyo en mis viajes, no sé muy bien porqué, pero lo hago.
 
Pero a lo que iba, joder, esto te pasa por haberme dejado más colgada que un fuet. Ahora te fastidias y me aguantas el rollo.
 
En fin, pues eso, que necesito mover algo, cambiar algo, hacer algo. En resumen: necesito un objetivo. Con eso, yo ya me espavilo y voy a por él.


Échame un cable, anda. Ya no sé cómo enfocar los temas. He perdido la perspectiva. Sé que puede parecer que he hecho muchas cosas, pero no estoy satisfecha. Y no me vengas con el rollo de que me quejo por nada o de que hay gente pasando más penas. Eso ya lo sé, pero soy yo, que no estoy bien. Así que los demás, que me perdonen, pero me la pelan. Cada uno que aguante su vela. Yo con mi cirio tengo bastante. No necesito sermones morales.
 
Anda, hazme una visita onírica esta noche y charlamos un rato, a ver si mañana lo veo de otra forma. Porfaaaaa... No hagas que me tire al suelo y patalee, porque lo hago. Hoy sí.
 
En fin, nos vemos en un rato, que aún no te he dejado de escribir chorradas y ya te hecho de menos.
 
Y no, aún no me han ingresado en un psiquiátrico por hablar con los muertos. Es que lo hago poco y flojito, para que no me oigan los vivos y os pongan 1 euro por conversación. Ah, no, que no es constitucional. Juas, tranquilo, este chiste solo me hace gracia a mí, pero tenía que soltarlo.
 
Bona nit.



3 comentarios:

  1. Yo también hablo con los muertos. Con mi abuela más concretamente. Y bueno, no le pido consejo pero sí le suelo pedir ayuda, para mí o para alguien cercano...ya ves. Espero que encuentres ese objetivo que buscas, nena.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. mmmmmh me recuerdas a mi hace un tiempo. Se llama crisis de los 40, y no, no hace falta tener 40 para tenerla :-P. De repente un día te das cuenta de que tu vida no te hace feliz y que ha pasado una década sin darte casi cuenta. Una putada pero en el fondo, es bueno.

    Lo bueno de pararse y reflexionar es que uno siempre saca cosas buenas ... cada cuál tiene que ver cuáles le interesan, pueden ser cambios, decisiones, o simplemente quitarse toxicidades (y esto engloba desde personas hasta trabajos o hábitos). Lo que sea, será positivo para tí, así que adelante y fuerza con ello. Que tú vales mucho, coño :-P

    Y los muertos, nunca están muertos del todo mientras los recordemos y amemos.

    Un besote guapa

    (Bonita plantilla, pero va like my ass nena)

    ResponderEliminar

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...