martes, 26 de febrero de 2013

Frío

Hace frío.
 
Helados están los corazones.
 
Las emociones congeladas.
 
Frío.
 
Los compromisos bajo cero.
 
En negativo el sacrificio.
 
Frío.
 
Las relaciones son glaciales.
 
Y los sueños a baja temperatura.
 
Frío.
 
 
Tengo frío.

lunes, 25 de febrero de 2013

Tristeza

 
Estar triste es doloroso.
 
No quiero ser como Artax...


...prefiero ser Atreyu.
 
Creo que esta noche me pondré la peli.
 
Necesito creer en los sueños.
 
La nada ya la conozco.
 
Y no me gusta.


miércoles, 20 de febrero de 2013

Mis errores

Cambiar de idea el día antes de la pre-inscripción en la universidad. Seré una astrónoma frustada de por vida.
 
Hipotecarme en el año 2005. Ahora no tengo un piso, tengo una lacra a perpetuidad.
 
Elegir a personas que no me convienen. Lugar equivocado. Momento inoportuno. Duele.
 
Necesito que algo funcione en mi vida. Una alegría. Sólo pido una.
 
Un punto de apoyo. Algo sobre lo que remontar.
 
Mañana tiro un Euromillón.
 
¿Oído Srta. Fortuna?
 
Por favor. Por favor.


Sólo quiero empezar de nuevo.
 
Prometo hacerlo mejor.
 
Al menos diferente.
 
De verdad de la buena.
 
Necesito intentarlo.
 

viernes, 15 de febrero de 2013

Hombres

Post dedicado a ellos: altos, bajos, fuertes, flacos, rubios, morenos, pelirrojos no que me dan mal rollo, deportistas, sedentarios, freaks, del montón, metaleros, góticos, maquineros no que los mataría, moteros, del coche de San Fernando,...vamos, para todos.
 
Quiero a un hombre de verdad:

 
Pero me encuentro con más de lo mismo:

 
Chicos, lo nuestro es imposible.
 
 Creo que me voy a dedicar a las mujeres a ver si tengo más suerte.
 
O a las plantas, que al menos me las puedo f...umar.
 
Digo.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Mi certificado médico

Pides hora. Te presentas puntual. Te atiende una señora muy amable y te lleva a una habitación blanco nuclear que aún hace eco de lo vacía que está. Allí te espera una chica joven a la que llaman 'psicóloga'. Te dice "buenos días, siéntate aquí" con una profesionalidad pasmosa, se notan los estudios.
 
Delante tuyo hay una pantalla con unos mandos, uno para cada mano. La psicóloga profesional, ejerciendo claramente su labor, te pregunta si estás lista, y cuando asientes, se enciende un jueguecito que te recuerda a los antiguos Arcade de carreras de coches. Tienes que procurar no salirte de los caminitos, uno para cada mano. 3 minutos después, cuando ya empiezas a aburrirte del puto juego, se acaba, así, sin previo aviso y te muestra las estadísticas. Resumen de las mismas: I'm a fucking crack.
 
Luego, la loquera por vocación te lleva a otra habitación, como tarea extracurricular, entiendo, donde está 'la doctora'. Ésta te dice también "buenos dias, siéntate aquí". Empiezo a pensar que me he metido en una secta o algo y que ahora me toca presentarme "buenos días, soy Charlotte [...y soy alcohóli...ah, no, que ese no es uno de mis vicios]".
 
Me siento obedientemente en medio de esta otra habitación lavada con Ariel. Me da una cosita que parece una piruleta. ¡Anda, qué bien, me dan un premio por lo bien que he hecho el juego de las carreras! pienso para mis adentros, pero no, es de plástico y sirve para taparte un ojo mientras con el otro debes leer unas letras pequeñísimas de un poster en la otra punta de la habitación. Pues nada, las leo, con un ojo, con el otro, después de deslumbrarme con un foco (doctora cabrona), del derecho, del revés, vamos, que solo me falta recitar el abecedario. Resumen: tengo unos ojitos,...que espero que alguien me coma el coño.
 
Y nada, 'la doctora' me manda 'al doctor', un señor canoso y con unas manos del tamaño de Constantinopla (todos son así, ¿no?). Para mi mosqueo general, este tío también me dice "buenos dias, siéntate aquí". Yo ya estoy a punto de llamar a la policía, o a mi madre, que sería peor. Tengo miedo.
 
Por suerte, ni me toca. Me pregunta lo de siempre mirando a la pantalla del ordenador mientras teclea a velocidad punta de 2 pulsaciones por minuto con un dedo de cada mano (les deben enseñar así en la facultad). Momento estelar cuando me pregunta mi peso y mi estatura. Soy más alta y más delgada que la última vez, ¡juas! Al levantarme de la silla, piso la báscula, supongo que debe estar rota o algo, porque si no, la debería haber usado, ¿verdad?
 
En fin, me mete en una cabina insonorizada y me dice que me ponga unos cascos. Tengo que dar un golpecito con la mano en la ventanita cada vez que oiga un pitido. Fácil, si tienes al señor licenciado en medicina tocando los botones justo delante de la ventana. Resumen: tengo un oído biónico.
 
Finalmente, 'il doctore' me dice que todo está correcto y me lleva a recepción. La señora muy amable del principio, me dice con una sonrisa de oreja a oreja: son 50 euros.
 
 
 

miércoles, 6 de febrero de 2013

Visita inesperada

Hace un rato he recibido un whatsapp muy extraño. Era una 'amiga' que no lo es tanto porque no nos conocemos profundamente aunque nos caigamos bien. Pues imaginaos lo desesperada que tiene que estar para proponerme a mí irnos a emborrachar esta noche. Tela. És más, como que me ha pillado apalancadísima en casa y, ya lo he dicho, no somos tan amigas, le he contestado que todavía estoy resfriada y que no me va bien salir con el frío y el aire que hace. Pues ala, aquí estoy, esperándola con el primer cubata porque se me viene a casa. Como si yo fuera la gurú de las relaciones sentimentales. Si me han ido todas como el culo, así estoy de desquiciada. En fin, algo haremos, aunque sea dejar al sexo masculino a la altura del betún. Menuda noche. Menuda taja.

sábado, 2 de febrero de 2013

Auto regalo de blogoversario

Muy buenas, hoy hace 3 años que empecé mi incursión bloggera. Sí, sí, ya hace más de 1000 días (y noches) que T3cl3@ndo s1n R@zón existe. Qué fuerte me parece. Y yo que creía que esta 'chorrada' me duraría un suspiro. Pues mira tú por dónde, va a ser que no. Resulta que me he enganchado y que me gusta. Es raro que no sea malo para la salud, entonces. Como todo lo demás a lo que me engancho: tabaco, hombres, etc. Vamos, vicios, vicios y más vicios. Ninguno bueno, por cierto.
 
A lo que iba, como que tengo unos días con la líbido mental muy subida de tono (la física no, que estoy pasando una gripe y tengo el cuerpo como si me hubiera atropellado Falete corriendo tras un BigMac), pues he pensado en recrearme un poco en uno de esos vicios que tanto me gustan, pero que tan poco me convienen: los hombres.
 
En concreto uno, que he investigado más a fondo estos días de astenia gripal: el cantante de Maroon 5, Adam Levine. Del 79 (un pelín más joven, pero bueno, haría una excepción) y como un queso.
 
Así que, como auto regalo de blogoversario, ahí van unas fotillos sexis del tipo este:

De espaldas...

...de cara...
 
...con chaqueta de cuero... 

...con moto...


...y sin nada, más que tattoos.

Ufff, creo que me he enamorado. Ah, y, cómo no, el vídeo donde mejor mueve esas caderas que DioR le ha dado:



Qué: ¿es un cañonazo o no es un cañonazo de tío? Además de paseable, rico, tatuado, rítmico, flexible...
 
Yo quiero.
 
Ahora solo me falta hacerle saber que existo.
 
Juas.
 
¿Me puedo pedir una tarta de blogoversario y que salga él de dentro?
 
Luego la tarta os la regalo.
 
^_^

Quizás también te puede interesar:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...